Recientemente ONU Mujeres, una de las agencias de las Naciones Unidas, junto a Unión Interparlamentaria emitió una nota de prensa donde hace un análisis a nivel mundial y regional sobre el posicionamiento y compromiso político de cada gobierno alrededor del empoderamiento de las mujeres.

En la nota de prensa se destaca un párrafo que elabora el señor Martín Chungong, Secretario General de la Unión Interparlamentaria, en el que expresa claramente que en las Américas están ocurriendo dos cosas históricas, la primera la relaciona a Estados Unidos, donde destaca que ese país por primera vez elige una Vicepresidenta mujer y que por primera vez también alcanza el 17 por ciento de participación de la mujer en la toma de decisiones.

Y luego también destaca la nota que el líder regional y mundial es Nicaragua con una participación de las mujeres en el poder ejecutivo de 58,2 por ciento y luego en los diferentes poderes, por ejemplo, en la Corte Suprema de Justicia un 52,6 por ciento, en la Asamblea Nacional nos estamos aproximando al 49,2 por ciento.

La diputada Maritza Espinales, Primer Vicepresidenta de la Asamblea Nacional, estuvo en la Revista en Vivo con Alberto Mora de Canal 4 y destaca que al menos en esta etapa es importante reconocer que el Partido Liberal Constitucionalista ha tenido dos cambios en su bancada y ha tomado la política de incluir a las mujeres, lo que ha permitido elevar el porcentaje en la Asamblea Nacional de tal manera que en la Unión Interparlamentaria Nicaragua está en un posicionamiento del quinto lugar como parlamento, pero el liderazgo mundial lo tenemos a través del poder ejecutivo.

Otra parte importante que destaca de la nota de ONU Mujer y la Unión Interparlamentaria es que el mismo señor Martín expresa que este avance se logra con compromiso y voluntad política. En el caso de nuestro país, bajo la conducción del Comandante Daniel Ortega, queda clara donde se reconoce a nivel mundial que existe ambas cosas, compromiso y voluntad política.

Parte de un proceso histórico

La Compañera Maritza Espinales destacó que, en 1987, cuando se dio la constituyente, en acto público el Comandante Daniel Ortega firmó, en enero, la igualdad absoluta en el artículo 73 de nuestra Constitución Política, que significó el empoderamiento de las mujeres y queda claro el principio que señala el Frente Sandinista de Liberación Nacional en su plan histórico que subraya la emancipación y empoderamiento de la mujer y se concretó en la igualdad absoluta en 1987.

Se refirió que desde el 2007 hasta hoy, donde hemos tenido paz, tranquilidad y estabilidad social, con la dirección del Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo, se ha avanzado en un marco jurídico de reconocimiento, mencionando el reconocimiento en la Reforma a la Ley del heroísmo y patriotismo que reconoce por igual a héroes y heroínas nacionales.

No obstante, destacó que, dentro del proceso neoliberal, las mujeres fueron olvidadas, por lo que se hace necesario hacer un antes y un después.

Tuvimos una presidenta mujer, lo cual fue reconocida a nivel de Latinoamérica, pero ella en su gobierno no impulsó a las mujeres. Su gabinete mayoritariamente era de hombres, sus políticas a través del Fondo Monetario Internacional, crearon ese episodio triste que señalaban que la mujer tenía rostro de pobreza, hablaban de la feminización de la pobreza”, rememoró.

Remarcó que se trató de un periodo de la historia de la mujer en Nicaragua muy difícil, porque no existía compromiso, voluntad política, plan nacional de desarrollo humano ni marco jurídico que permitiera ir alcanzando el empoderamiento de la mujer e ir dejando atrás todos los estereotipos que nos han cobijado a lo largo de la historia.

Agregó la diputada que ahora el compromiso que tiene el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo con el protagonismo real de la mujer.

Por ejemplo, desde la Asamblea Nacional se aprueba un presupuesto con equidad de género”, explicando que el mismo permite analizar el porcentaje que está volcado a la mujer desde las diferentes esferas: social y económica, destacando la educación y la salud.

En esa línea se refirió a que el 60 por ciento de las nóminas de los Ministerios de Educación y del Ministerio de Salud son mujeres, lo que permite que desde la voluntad política del gobierno la mujer sea reconocida como actora importante, como personas sujetas de derechos y protagonistas, que se refleja que las autoridades de ambos ministerios sea mayoritariamente mujeres.

Nosotros, un país pequeño, un país que acaba de enfrentar un fallido golpe de estado que nos destruyó la economía. Un país que gracias a Dios y al pueblo trabajador enfrentamos una pandemia, tenemos un primer lugar. Y este primer lugar ligado a derechos humanos fundamentales. Y estamos al lado de Austria, un país del primer mundo”, enfatizó.