El pueblo sandinista de Jinotepe recordó este 9 de julio un aniversario más de la masacre estudiantil perpetrada por la guardia genocida el 9 de julio de 1978, en la cual, cientos de jóvenes estudiantes de primaria, secundaria, carreras técnicas y universitarios salieron a las calles de esta ciudad para reclamar sus derechos y exigir el fin del hostigamiento militar hacia los civiles por parte de la guardia somocista.

Esta vez, se realizó una marcha visitando los mismos puntos y siguiendo el mismo recorrido de hace 35 años, donde los jóvenes indignados por la represión y la violación a sus derechos humanos se tomaron las calles de esta ciudad, siendo reprimidos por la guardia genocida.
Cuatro de estos estudiantes ofrendaron sus vidas ese día por la causa revolucionario. Los que sobrevivieron, son quienes dan fe de aquel momento de crueldad que vivieron junto a sus compañeros de lucha.

“Los jóvenes masacrados por la guardia somocista en julio de 1878 fueron Marlon Calderón, Santiago López, Fanor Chevez y Mario Álvarez, quienes aún viven en el corazón del pueblo jinotepino. Por eso hoy seguimos su ejemplo y venimos a depositar una ofrenda floral en sus tumbas para que quede evidenciado el amor que les tenemos a nuestros héroes y mártires”, expresó el combatiente histórico Hugo Medina.

El Secretario Político del FSLN en Jinotepe, Compañero Mario Mendieta, explicó a los asistentes que: “El ejemplo que dieron estos cuatro jóvenes que ofrecieron su vida por la causa revolucionaria continúa fructificando en el poder que hoy tiene el pueblo y en los beneficios sociales que ha restituido el Comandante Daniel Ortega a todos los nicaragüenses, ya que el anhelo de una sociedad justa llevó a estos muchachos e entregar su vida por la libertad de nuestro país”, subrayó.

En la actividad también participaron jóvenes de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES) y de la Juventud Sandinista 19 de Julio, quienes mostraron su admiración hacia la gesta heroica de estos cuatro muchachos.

“Yo admiro mucho lo que hicieron estos chavalos, valientes, que el 9 de julio de 1978 salieron a las calles de Jinotepe con muchos otros a reclamar sus derechos, fueron asesinados por la guardia, pero ellos son como Carlos y Tomás; de los muertos que nunca mueren”, indicó el joven Rodrigo Velásquez, de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES).

“Mi respeto a estos héroes y mártires que fueron asesinados por la guardia somocista hace 35 años en plena guerra revolucionaria. Hoy necesitamos jóvenes como ellos, que estén dispuestos a todo por la causa del pueblo presidente”, manifestó el joven Santiago Aragón de la Juventud Sandinista.

En la marcha, que culminó en el Cementerio Municipal de Jinotepe, donde se depositaron ofrendas florales en las tumbas de estos cuatro héroes y mártires, participaron también compañeros de lucha de estos caídos, quienes en ese momento, estaban a cargo de la Dirección Política y militar del FSLN en Carazo y que también participaron de aquel acontecimiento histórico.