XXI CONSEJO POLITICO DEL ALBA-TCP

1º de Marzo de 2021

Caracas, Venezuela

(Virtual)

 

MENSAJE DE NICARAGUA

 

Doctor Paul Oquist

Ministro-Secretario Privado
para Políticas Nacionales

Presidencia de la República

 

Apreciados compañeros del Consejo Político:

 

Reciban fraternos saludos revolucionarios del Presidente Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Vice Presidenta Compañera Rosario Murillo Zambrana. Ellos mandan sus mejores deseos para el éxito de este Consejo en un momento tan crítico en la historia humana.

 En 2021, los mayores riesgos para la humanidad son la Pandemia de la COVID-19; el cambio climático fuera de control y las pérdidas y daños climáticas que estamos sufriendo; además, del intento del Imperio de imponer un dominio de espectro completo y hegemonista.

PANDEMIA COVID-19

El impacto de la Pandemia de la COVID-19 en América Latina y el Caribe ha sido devastador, sobre todo para y las y los pobres. CEPAL nos informa que el PIB per cápita de América Latina y el Caribe decreció en -9.9% en 2020, lo que representa perder un decenio de crecimiento. El número de pobres aumentó a 231 millones, un retroceso de 15 años, y creció el número de pobres extremos a 96 millones, el mismo nivel de 1990, hace 30 años. Cerraron 2.7 millones de negocios y la informalidad regional del trabajo llegó al 51%. La mayor parte de los países no habían priorizado la inversión en salud pública.

Tres países que sí han priorizado e invertido en salud pública son: Cuba, la República Bolivariana de Venezuela y Nicaragua. En el caso de Nicaragua, el Presidente Daniel Ortega, restituyó el derecho constitucional del pueblo a la salud y la educación universal y gratuita el 11 de enero de 2007. Desde 2007 se construyeron 18 nuevos hospitales públicos, para un total de 77, 33 más que el siguiente país centroamericano. El número de médicos creció de 2,715 a 6,045, un aumento del 122%, los trabajadores de salud de 22,083 a 36,649 y el gasto en salud se sextuplicó. Nicaragua en 2020 estaba mucho mejor preparada para enfrentar la Pandemia, que si ésta hubiera ocurrido en 2006. A la vez se estaba preparada para la Pandemia un mes antes del primer caso.

El resultado de lo anterior es que Nicaragua ha tenido 2.6 muertes para cada 100,000 habitantes comparado a un rango de entre 27.8 y 133.1 en los otros países del istmo centroamericano. Económicamente, CEPAL indica que Nicaragua fue el país de mayor crecimiento de exportaciones en América Latina y el Caribe en 2020, con un aumento de +8%, cuando la región en conjunto decreció en -13%. Claro está, que el aumento en valor de las exportaciones del oro en un 33% contribuyó, pero fueron los productos agrícolas los que más sorprendieron, incluyendo el frijol, que subió en +50.7% y el queso morolique, en un +28.8%. Los campesinos nicaragüenses estaban produciendo comida para nuestra población y para los países vecinos durante la pandemia de 2020.

CAMBIO CLIMATICO Y PERDIDAS Y DAÑOS 

Desde 1988 cuando las partes por millón de gases de efecto invernadero superaron 350, tal como predijeron los científicos, entramos en una zona de mayores pérdidas y daños. Las consecuencias son visibles hoy en día en Barbuda, Dominica, Abaco, Gran Bahamas y en San Martín, Islas Vírgenes y Puerto Rico. En Centroamérica, el Huracán Eta, Categoría 4, entró en la Costa Caribe Norte de Nicaragua el 3 de noviembre y dos semanas más tarde, el Huracán IOTA, Categoría 5 azotó la misma Costa. En Nicaragua se perdieron 21 preciadas vidas y sufrimos pérdidas y daños por aproximadamente US$738 millones, lo que equivale al 6.8% del PIB.

Frente a la realidad de crecientes pérdidas y daños. Nicaragua presentará tres sumisiones en la Cumbre de Cambio Climático COP-26 en Glasgow, Escocia, Reino Unido en noviembre, 2021:

 

  1. Declarar América Central y el Caribe como una zona altamente vulnerable al Cambio Climático
  2. Elevar “Pérdidas y Daños” al mismo nivel que “Mitigación y Adaptación” en la Convención Marco del Cambio Climático, habilitando financiamiento del mecanismo financiero, incluyendo el Fondo Verde del Clima y GEF,
  3. JUSTICIA CLIMATICA CON REPARACIONES: Un fondo para que los que han causado el cambio climático indemnicen a los que sufren las consecuencias sin haber contribuido significativamente a las causas.

Es absolutamente necesario reducir las emisiones en -45% para 2030 y llegar a una sociedad de cero emisiones netas para 2050, para lograr frenar el alza de temperatura promedio mundial en 1.5ºC en este siglo. Para ello es necesario una GRAN ALIANZA VERDE. Por un lado, los 20 países que son responsables del 80% de las emisiones totales mundiales tienen que lograr las reducciones. Los 100 países de menores emisiones que representan 3% de las emisiones totales mundiales no tienen el carbono para reducir y resolver. Nicaragua actualmente emite solamente el 0.02% de las emisiones mundiales. Por otro lado, los países del Sur del mundo tenemos que aportar en la reforestación masiva de los bosques tropicales para captar CO2, sobre todo en tierras degradadas y a la vez, reducir la deforestación. Estas son nuestras responsabilidades comunes pero diferenciadas dentro de la GRAN ALIANZA VERDE.

DOMINIO DE ESPECTRO COMPLETO HEGEMÓNICO

En este siglo, el Imperio Norteamericano y sus cómplices ha librado guerras contra Afganistán, Iraq, Libia, Siria y Yemen. Ha habido millones de víctimas entre muertos, discapacitados, heridos, huérfanos y refugiados. También se han realizado asesinatos con drones en varios países del Medio Oriente, incluyendo el asesinato extra judicial del General Iraní Qasem Soleimani mientras realizaba una visita a Iraq.  

En este siglo, han ocurrido los siguientes golpes de estado o intentos de los mismos en América Latina y el Caribe: Venezuela (2002), Haití (2004), Honduras (2009), Ecuador(2010), Paraguay (2012), Brasil (2016), Nicaragua (2018), Bolivia (2019). Todos estos golpes de estado o intentos de golpes de estado, fueron contra gobiernos de izquierda o progresistas, todos sin excepción. Estas acciones constituyen una mega intervención en la política regional latinoamericana.

Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y, recientemente, Suiza, han venido imponiendo medidas coercitivas, unilaterales a otros países, entre los cuales están: Nicaragua, Venezuela y Cuba. La imposición de las medidas unilaterales coercitivas a países, instituciones y personas, son medidas completamente ilegales. Aplicar las medidas coercitivas en tiempos de pandemia eleva su ilegalidad al nivel de crimen de lesa humanidad.  Las únicas sanciones legales son aquellas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Como agravantes, Estados Unidos reclama extraterritorialidad en sus leyes y medidas administrativas, pero rechaza la aplicación del derecho internacional en su país. También aplica medidas coercitivas a terceros que son criminalizados al no cumplir con sus medidas extraterritoriales, ilegales. Esto es posible debido a la dictadura bancaria que Estados Unidos ejerce sobre el sistema SWIFT de transferencias bancarias internacionales.

Un total de 39 países con más de 2 mil millones de habitantes han sido víctimas de las ilegalidades arbitrarias de las medidas coercitivas unilaterales como forma de agresión imperialista.

Si la Comunidad Internacional está comprometida con los Derechos Humanos, el Multilateralismo, el Estado de Derecho, y la Igualdad de todos los Estados, debe demandar el fin inmediato de las medidas coercitivas que en tiempos de Pandemia son crímenes de lesa humanidad.

 

Consulte aquí el Mensaje de Nicaragua en el XXI Consejo Político del Alba en Inglés y Español