En las últimas semanas ha salido a la luz pública el interés del PLI de buscar una acuerdo político con el Frente Sandinista, lo cual parece incomodar al PLC, el cual acusa a los líderes montealegristas de estar impulsando una negociación prebendaria que le facilite a ese partido el acceso a los cargos públicos.

De acuerdo al diputado liberal Wilfredo Navarro, el PLI tiene una “falsa visión de diálogo” y lo que está  queriendo vender es nada más lo que llamó “una panacea del diálogo nacional”.

“El PLI está en una carrera desenfrenada y desesperada por sentarse a negociar con el Frente Sandinista. La gran aspiración de ellos es poder negociar directamente con Daniel Ortega y lo que les ha mandado a decir Daniel Ortega es que sencillamente él va a nombrar unos negociadores, si acaso el Frente Sandinista decide una negociación”, indicó Navarro.

Derecha interesada en espacios de poder

Luego de la aplastante derrota sufrida por la derecha en las elecciones nacionales de noviembre del año pasado, la derecha parece más interesada en recuperar espacios de poder que en trabajar de cara a las elecciones municipales que se avecinan.

El PLC, que en noviembre pasado fue el gran perdedor de las elecciones, al obtener solamente dos diputados en la Asamblea Nacional, ahora asegura estar de acuerdo con lo que llama “un diálogo integrador”, al contrario del PLI, al que tildan de estar buscando una discusión en “torno a los nombramientos de cargos”.

Los acuerdos de Metrocentro I y II, firmados por todas las fuerzas de la derecha para tratar de desequilibrar al Gobierno Sandinista, volvió también a ser parte del platillo de acusaciones entre ambos partidos, ya que el PLC acusa al PLI de enterrar dichos acuerdos.