Al igual que muchos niños en la actualidad, la pequeña estadounidense Sorella Stoute, de 14 meses, disfrutaba jugar libremente con el teléfono inteligente de su padre hasta que la familia recibió un e-mail del sitio de subastas eBay felicitándolos por su reciente compra, un Austin-Healey Sprite de 1962, y solicitando el pago del coche.

"De hecho, pensé que era un correo de phishing, uno de aquellos en que las personas tratan de robar tu información, ese tipo de cosas", dijo al canal ABC News el padre de Sorella, Paul Stoute, de Portland, Oregon. "Miré en eBay sólo para certificarme de que la compra era legítima y para ver si realmente la pequeña había comprado un coche".

Sorella, que todavía no es capaz de pronunciar la palabra "auto", sin embargo, le compró accidentalmente a su familia un vehículo de 225 dólares a través de la aplicación móvil de la página de eBay.

"Mi sentimiento inicial fue pánico", dijo Paul. "Me puse en contacto con el vendedor de inmediato para ver si había alguna manera de poder cancelar la venta, si podía ponerse en contacto con el oferente anterior y él estuvo de acuerdo en cancelar el negocio". Sin embargo, la familia Stoute decidió mantener la adquisición y planea regalarle el auto a Sorella cuando cumpla 16 años.

"Mi padre construye coches históricos. Seguro voy a contar con su larga experiencia y dentro de 16 o 15 años esperemos que el coche esté listo para ese momento", bromeó Paul.
Pero el caso de Sorella no es el único. Según ABC News, tras la noticia, muchos padres empezaron a revelar situaciones parecidas en la página del canal en Facebook.

Alessandro Bonetti, de 8 años, de Nueva Jersey, cargó un carrito de compras de Amazon usando el teléfono de su madre con más de 30 artículos y compró una barraca y tres canastas de baloncesto.

"Casi nos dio un ataque al corazón", dijo su madre, Stefania Guglielmetti Bonetti. "Sólo mantuve los tres primeros ítems. El resto pudimos cancelar. Desde entonces nunca mantengo mi información guardada", dijo Bonetti por medio de la red social.

"Cuando tenía tres años mi hijo compró una (camioneta) Ford Ranger en eBay. Salí de mi computadora y él vio el botón de 'compre ahora' parpadeando e hizo clic", dijo otro usuario. "El vendedor de coches usados de Floridas me llamó. Después de que le expliqué se rió mucho".

La buena noticia es que la mayoría de los dispositivos móviles cuentan con aplicaciones de control parental. Según ABC News, la mayoría de las "víctimas" de los pequeños compradores pudo cancelar el negocio sin pagar.