“El objetivo de este plan es fortalecer la unidad familiar de los privados y privadas de libertad, en el marco del tratamiento penitenciario y del rescate de las tradiciones culturales de nuestro pueblo”, dijo Salgado.

Durante este periodo de vacaciones, los más de mil funcionarios del Sistema Penitenciario trabajaran de manera normal, para brindar un total de 44 mil 700 servicios a familiares de privados y privadas de libertad.

Con el trabajo se pretende garantizar el cumplimiento de visitar familiares y conyugales por el orden de las 27 mil 200. El plan contempla visitar especiales abiertas para familiares anotados en la tarjeta y que por diversas razones no han asistido a las visitas ordinarias, beneficiando aproximadamente a 7 mil 500.

La Prefecta subrayó que en las atenciones se permitirá el pase de paquetes alimentarios a los privados de libertad, al margen de la visita familiar en horarios de 8 de la mañana a tres de la tarde, por lo que se espera unas  diez mil atenciones de este tipo.

Dentro del Plan Especial se ha diseñado una serie de actividades deportivas, en las disciplinas de beisbol, voleibol y futbol, tanto en masculino y femenino, en la que se verán involucrados unos 3 mil 200 reos.

También se diseñaron actividades recreativas para involucrar a los 8 mil 530 privados y privadas de libertad de los 8 sistemas penitenciarios que existen en el país. Entre estas actividades se encuentran presentación de películas alusivas a la Pasión de Cristo, piñatas con los [email protected] de [email protected] [email protected] de libertad, concursos de bailes.

En el plan se destaca la asistencia de unos 3 mil 500 privados de libertad en diferentes actividades religiosas. De los 8 mil 530 privados de libertad, 400 son mujeres.

Monseñor Amado Peña, Vicario de Cárceles, se mostró contento con las medidas anunciadas por las autoridades penitenciarias del país, lo que demuestra que el actual sistema carcelario nicaragüense, se fundamenta en el respeto de los derechos humanos.