El nacimiento, su vida infantil, la tentación, el bautizo, la bienaventuranza, la última cena, la traición, la calle de la amargura, la crucifixión y muchas otras vivencias, fueron recreados por los 16 grupos actorales, que se dieron cita en el Encuentro Nacional de Judeas organizado por el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), el Gobierno Sandinista y la alcaldía chinandegana.

Cada cuadro religioso fue realizándose en las calles chinandeganas, iniciando en la Iglesia San Agustín y terminó en la Catedral de Santa Ana, donde la población no le importó el fuerte sol y salió de sus viviendas a apreciar la labor evangelizadora de cada grupo actoral.

De esa manera el pueblo chinandegano, los periodistas y  los religiosos, fuimos testigos del encuentro del Ángel Gabriel  al anunciar a la Virgen María que iba a tener al primogénito de Dios, cuando Jesucristo recibió el santo bautizo de manos de Juan El Bautista y cuando multiplicó los panes para dar un pueblo hambriento.

También fue muy emotivo cuando Jesús, organizó la Última Cena y confió a Judas que iba a traicionarlo y a Pedro  que lo negaría en tres ocasiones.

Ver a Jesús siendo atacado y lacerado por los soldados romanos, fue interpretado muy acertadamente por parte de los actores de la Judea de Tipitapa, uno de los grupos más tradicionales del país.

Pero el momento que arrancó muchos aplausos por el realismo dado fue cuando Jesucristo recorrió cargando la pesada cruz, una carga muy dolorosa en esta escena de la Vida, Muerte y Resurrección.

Es la quinta ocasión que se realiza este encuentro de Judeas, el cual tuvo su primera edición en la Plaza de la Revolución en 2008, después en el Mercado de Artesanías de Masaya y le siguió en Tipitapa en ocasión del Centenario de la Judea en ese municipio.

La cuarta ocasión del Encuentro Nacional de Judeas se realizó en Totogalpa por el 110 aniversario de celebrarse esta tradición y ahora en Chinandega. El próximo año se ha decidido realizarlo en el municipio de Ticuantepe, para estimular este grupo tradicional, uno de los más fortalecidos de Nicaragua.

“La idea de estos encuentros es fortalecer estas tradiciones culturales, que están sustentadas en la fe religiosa de nuestros pueblos. Este quinto encuentro ha venido a provocar mucha mayor riqueza, mayor efervescencia y mayor participación de los tradicionalistas”, dijo el compañero Luis Morales, codirector del INC.

“Este es un paso que se está dando para rescatar la cultura, tradiciones, mitos, leyendas y la cultura religiosa nuestra. El gobierno se está preocupando por dar a conocer la historia que con el tiempo iba desapareciendo, pero con esto se rescata”, dijo José Bernardo Trujillo, coordinador de la Judea Quincho de Subtiaba León.

El compañero Carlos Silva, que interpretó a Barrabas, dijo estar complacido de que se esté promoviendo las tradiciones religiosas de los nicaragüenses.

“Estas tradiciones habían sido abandonadas y ahora han salido adelantes con el apoyo del Ministerio de Cultura (INC) y ojala que así siga siendo todos los años, porque nosotros le damos un mensaje a la juventud y a todos los que no sabemos la vida, muerte y resurrección de Cristo”, dijo Barrabas, integrante de la Judea Pacayita de Masaya.

El joven Oswaldo Romero, que interpretó a Jesucristo de parte de la Judea de San Agustín en Chinandega, dijo que el mensaje es decirle al pueblo que no pierda la fe y que busque a Dios en todos los momentos.

“Que sigan adelante con sus tradiciones. Para mí es muy importante, porque se evangeliza al pueblo. Hay personas que no sabían cómo murió Jesús y ahora vienen conociendo su vida”, dijo Romero.