La posibilidad que Nicaragua brinde asilo humanitario al ex agente de la CIA Edward Snowden, está fundamentado en la Constitución Política del país y también en otros instrumentos jurídicos, tal y como lo establece la Convención Universal de los Derechos Humanos de 1948.

El pasado viernes el Presidente de la República Comandante Daniel Ortega Saavedra, durante la celebración del 34 edición del Repliegue Táctico a Masaya, afirmó que Nicaragua es un país abierto, respetuoso del Derecho de Asilo y si las circunstancias lo permiten, recibiría con todo gusto a Snowden.

El Secretario de Relaciones Internacionales del FSLN y Presidente de la Comisión del Exterior de la Asamblea Nacional, compañero Jacinto Suárez, indicó que de concretarse esta posibilidad planteada por el Comandante Daniel, Nicaragua estaría cumpliendo lo establecido en normas internacionales y nacionales, sobre todo cuando de proteger la vida se refiere.

Los gobiernos de Ecuador, Venezuela, Bolivia y Nicaragua-miembros de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA)- han expresado su respaldo a la solicitud de asilo para Snowden, sin embargo el norteamericano tiene que superar una serie de obstáculos, que le impiden llegar a una de estas naciones o al menos a sus embajadas en Moscú.

De acuerdo a las agencias internacionales, Snowden permanece sin pasaporte y sin documentos en un área de tránsito del aeropuerto de Moscú, lo que perjudica su situación para poder recibir el asilo.

“Hay que recordar que Snowden está, por decirlo de alguna manera, en una ratonera. Primero, está metido sin documentos en el área internacional de un aeropuerto. Y segundo, cómo va a sobrevolar desde Moscú hasta Nicaragua sin obstrucciones. Hay que recordar que este hombre tiene detrás de él a todo el poder del imperio, por eso es muy claro el presidente (Daniel) Ortega cuando dice: ‘sí se prestaran las condiciones’ y los obstáculos a superar son muchos, creo yo”, valoró Suárez.

Agregó que si estos obstáculos son superados, nadie puede impedir que Nicaragua u otra nación que reconozca la figura del asilo humanitario, pueda recibir a Snowden y protegerle su vida.

“Nicaragua está cumpliendo con un deber elemental, si alguien pide asilo no se le puede negar, porque ese es un principio universal, el asilo”, dijo Suárez, quien lamentó que tras las palabras del comandante Daniel, personeros de la derecha están afirmando “cualquier disparate” con la intención de crear zozobra.

Indicó que Snowden tiene justa razón de desconfiar de las autoridades norteamericanas, sobre todo cuando existen muchos casos de ciudadanos que han sido procesados en situaciones similares, y se les violentan todos sus derechos, incluyendo el derecho a la vida.

“Hay millones de millones de casos que han sido juzgados de una forma arbitraria, injusta y la justicia norteamericana cuando se politiza es absolutamente arbitraria y creo que este hombre (Snowden) tiene razón de tener reservas de cómo sería juzgado, porque de principio lo acusan de traición”, reflexionó Suárez, recordando también el caso de los anti-terroristas cubanos que permanecen detenidos en prisiones norteamericanas.

“Vean lo que pasa con los cinco prisioneros cubanos, han hecho con ellos los que le da la gana, yo no creo que la justicia norteamericana sea como dicen (imparcial) y un mismo ciudadano norteamericano se encarga de mostrarla (que no es imparcial)”.

Subprocurador de Derechos Humanos apoya asilo

El Subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, dijo que la decisión del Presidente Daniel Ortega de apoyar la solicitud de Snowden, demuestra una vez más que Nicaragua es respetuosa del derecho internacional, al respaldar el derecho de asilo.

“El Derecho de Asilo hay que respetarlo, todas las naciones deben respetarlo. Nicaragua por su parte, el presidente Ortega está demostrando que respeta y defiende el derecho de asilo, porque el norteamericano considera que su vida está en peligro y recurre a ese derecho de asilo y cada una de las naciones es soberana y decide con libre potestad conceder ese derecho”, planteó Jarquín al respaldar la postura del comandante Daniel.

El doctor Gustavo Porras, Secretario General del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) indicó que para toda persona revolucionaria, el asilo humanitario o político “debe ser una figura respetada y sagrada” sobre todo cuando decenas de miles de compañeros en América Latina y del Caribe, incluyendo de Nicaragua, huyeron del odio de las dictaduras del pasado reciente y pudieron salvar sus vidas al recibir asilo.

“Sin duda Nicaragua como un país que ama el derecho de los demás, como un país que respeta ese derecho y como un país que trabaja por la vida no puede estar en contra del derecho de asilo y el presidente lo dijo claramente y está en un país que está abierto para hacer cumplir ese derecho, de no hacerlo se estaría violando uno de los principios del derecho internacional”.