Esta capital albergó al menos hasta 2002 un centro de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y de la Agencia de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos dedicado a recopilar información a través de satélites.

Según el rotativo O Globo, que cita documentos clasificados del extécnico de la NSA Edward Snowden, la base en Brasilia (única de su tipo en la región) era parte de la red de 16 instalaciones norteamericanas dedicadas al programa de recolección de información a través de los satélites de otros países.

Uno de los documentos, con el nombre "Operaciones Colección Fornsat primarias" pone de relieve las ubicaciones de los centros de espionajes, refleja la publicación del diario brasileño, la cual no cuenta con pruebas de que el centro continúe en operación.

Aunque Brasil no cuenta con satélites propios, alquila ocho, todos del tipo geoestacionarios, es decir que permanecen estacionados sobre una región especifica de la tierra, en general sobre la línea del Ecuador.

Según los documentos de la NSA proporcionados a la prensa por Snowden, la embajada de Brasil en Washington y la misión de este país en las Naciones Unidas, fueron objeto de espionajes por las agencias estadounidenses.

Se estima que las llamadas telefónicas y correos electrónicos de dirigentes fueron interceptados, además de toda la comunicación del exterior que pasa por los satélites alquilados por esta nación.

El gobierno federal ordenó a la Policía y la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) investigar las informaciones entregadas por las operadoras locales a compañías de Estados Unidos.

En un comunicado oficial, difundido anoche, Brasil mostró gran preocupación y pidió explicaciones a Washington por una denuncia de que ciudadanos de este país fueron víctimas de espionaje por agencias de inteligencia norteamericanas.

"El gobierno del Brasil recibió con gran preocupación la noticia de que las comunicaciones electrónicas y telefónicas de ciudadanos brasileños fueron objeto de espionaje por las agencias de inteligencia estadounidenses", revela la nota de la cancillería.

Las autoridades pidieron las explicaciones a través de la embajada de esta nación en territorio estadounidense y al máximo representante norteamericano aquí.