Con una solemne misa oficiada por el Obispo de la Diócesis de Granada, Monseñor Jorge Solórzano y con una alegre procesión que recorrió las principales calles de la Gran Sultana, la feligresía granadina celebró la Fiesta Litúrgica de la Beata Sor María Romero.

En la homilía a los fieles católicos, Monseñor Solórzano declaró que Granada y Nicaragua tienen la dicha de tener a la Beata Sor María Romero, a quien le deben pedir que continúe desde el cielo animando a quienes todavía hoy peregrinan en esta tierra a saber gastar el tiempo y estar en silencio delante de Jesús en el Sagrario.

“Estamos pidiendo, te estoy pidiendo (Sor María Romero) que en todas las parroquias poco a poco se vayan haciendo capillas de adoración ante el santísimo. Ya algunas parroquias han iniciado a organizar oración, podemos iniciar nosotros dejando un tiempo para que durante la semana estemos delante del Santísimo”, apuntó el prelado católico.

Solórzano elevó plegarias al cielo e invocó a Sor María Romero para que anime al pueblo nicaragüense y le ayude, así como le manifestó sus deseos en una carta a una de sus superioras, diciéndole que desea vivamente sin límites amar a cada instante al Señor y a la Virgen.

“Por eso estamos seguros que Sor María Romero, nuestra querida beata nos sigue ayudando, en la obra de evangelización, de llevar a Jesús a los que no lo conocen, de hacer amar a Jesús y a María”, expresó el Obispo.

Feligreses confiados de la labor de evangelización de Sor María

“Como hijas de María Auxiliadora también nosotros estamos llamados a vivir la santidad como la vivió también Sor María Romero en ese tiempo, siempre entregándose a los pobres y los desamparados, porque aunque no tenía riquezas que dar, siempre una oración, una sonrisa, una palabra y la gente no se iba sin nada y ahí iba contenta y animada para enfrentar sus adversidades”, dijo Sor Elizabeth Rodríguez.

Por su parte, la joven Adriana Zapata afirmó que la mayor enseñanza de Sor María Romero fue entregarles amor a María Virgen y a Jesús, pero sobre todo seguir sus pasos de evangelización y de amor hacia los jóvenes para orientarlos por el buen camino.

“Sobre todo dio prioridad a los más necesitados, ella puso sus manos en Jesús sacramentado y en la vida de María Auxiliadora para que fueran sus guías y poder ayudar al prójimo. Es un ejemplo a seguir y como granadina creo que es un orgullo tener a la Beata Sor María Romero”, comentó Pastora Pérez.

Salones en honor a Sor María Romero

Cabe destacar, que en el marco de celebración de las festividades en honor a la Beata Sor María Romero, la Iglesia inauguró la mañana de este domingo los salones Sor María Romero, en las instalaciones de la Catedral de Granada, en los cuales se espera congregar a niños, adolescentes, jóvenes y las familias para que conozcan a Jesús, para que amén a Jesús.

“Necesitamos hacer algo como ella nos dice, no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo cuántos niños se pierden en las calles con las drogas, el alcohol y las familias se rompen. Tenemos que hacer más salones para que reciban catequesis, para que ahí puedan encontrarse con Jesús”, añadió Monseñor Solórzano.