Los Gobiernos de Corea del Sur y Corea Democrática alcanzaron este domingo un acuerdo para reabrir el complejo industrial binacional de Kaesong, cerrado desde hace tres meses por tensiones políticas entre ambos países.

Las agencias estatales norcoreana, KCNA, y surcoreana, Yonhap, reseñaron que tras 15 horas de "delicadas conversaciones", las dos partes decidieron que las empresas presentes en ese complejo reanuden sus actividades en cuanto estén listas para hacerlo.

Los dos países también acordaron realizar una nueva reunión el miércoles en Kaesong, a fin de encontrar los medios de evitar en el futuro otro cierre de las instalaciones. Además convinieron una inspección previa por parte de empresarios surcoreanos.

Luego de que ambos países se culparan mutuamente del cierre, Pyongyang y Seúl siempre afirmaron que querían reabrir esta zona industrial conjunta, un complejo de alto significado simbólico sobre la cooperación transfronteriza entre el Norte y el Sur.

Luego de pasar casi un mes sin comunicaciones, el miércoles pasado ambas partes retomaron esta vía de contacto bilateral. El Gobierno de Kim Jong-un expresó su voluntad de autorizar el acceso de los empresarios sureños a Kaesong, en respuesta a las peticiones recibidas.

Kaesong fue cerrado como consecuencia del conflicto generado tras la intervención militar de Estados Unidos en la región y las pruebas nucleares de Pionyang.

Corea del Norte, invocando tensiones militares y la hostilidad del Sur, retiró en abril a sus 53 mil empleados de las 123 fábricas de este centro industrial. El Sur hizo después lo propio con sus directivos y empleados del complejo.

Tras la firma del acuerdo, Suh Ho, responsable surcoreano en el último tramo de las negociaciones, dijo que la delegacion norcoreanas estaba "muy satisfecha" de la reapertura del centro, pues es una importante fuente de ingresos en divisas.

La noticia del acuerdo fue acogida con satisfacción por las sociedades surcoreanas presentes en Kaesong, aunque otras dijeron que les será difícil recuperar clientes tras los tres meses de suspensión del funcionamiento del complejo.