El Departamento de Estado de EEUU gastó seiscientos treinta mil dólares comprado likes en Facebook.

Este dato aparece publicado en el sitio web del diario británico The Daily Telegraph. El dinero sirvió para atraer y pagar a las personas que durante dos años estuvieron pulsando el botón “me gusta” en las páginas del servidor de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado. Según expertos, la inversión resultó pura pérdida de dinero.

Comprar likes en redes sociales no es ningún problema. En Inernet hay cualquier cantidad de ofertas de ese tipo de parte de particulares y compañías. El que quiere ganar algún dinero extra puede sumarse a los grupos de likers, personas comprometidas a pulsar el botón “me gusta” por encargo del cliente. A lo mejor, el Departamento de Estado pretendía de este modo elevar su prestigio entre los destinatarios de sus comunicados de prensa, supone nuestro experto, Vilén Ivanov, vicedirector del Instituto de Pesquisas Sociopolíticas de la Academia de Ciencias de Rusia:

–Creo que el Departamento de Estado quería obtener información acerca de las actitudes hacia la política exterior de EEUU, por un lado, y por otro, aprovecharla manipulando la consciencia social con tal de ganarse más prestigio y tener una referencia adicional argumentando su postura. Últimamente, está de moda alegar datos de encuestas sociológicas. Por otro lado, el vertiginoso avance tecnológico hace posible aprovechar estos datos en beneficio propio.

Los precios en el mercado de likes varían mucho. Si se pretende impresionar a los amigos, es posible comprar cien likes por diez dólares a una compañía confiable. Los particulares ofrecen precios mucho más económicos. En dos años, el Departamento de Estado aumentó el número de sus seguidores de cien mil a dos millones. Si dividimos los seiscientos treinta dólares gastados entre la diferencia veremos que cada cien “me gusta” le costó más de treinta dólares. El triple con respecto al precio promedio del mercado. ¿Tal vez la calidad de estas referencias es distinta? Nada de eso. Los expertos afirman que la mayoría de las visitas son de programas robots que ponen la calificación automáticamente. Han calculado que solo el 2 % de los visitantes dejan comentarios. El sistema de likes fue una buena idea en su momento, pero últimamente ha perdido toda confianza, señala nuestro experto en tecnologías de información, Mijaíl Zonenashvili:

–Lamentablemente, la compra de likes los desvaloriza totalmente. Es como una serpiente que muerde su propia cola. Seiscientos treinta mil “me gusta” es una cifra bien buena. Me gustaría verificar su efecto real. O es un desperdicio habitual de presupuesto o una estupidez.

La noticia del despilfarro de fondos públicos causó indignación en EEUU. El director del portal Reason.com y analista de la página web Daily Beast, Nick Gillespie, entrevistado en la oficina de La Voz de Rusia en Washington por el periodista Rick Young, entre otras cosas, manifestó:

–Las personas buscan información que les diga algo. Sin embargo, todo indica que el Departamento de Estado carece de una estrategia adecuada para las redes sociales. Parece una maquilladora online. A nadie le interesan los oficiosos comunicados que ocultan la mitad de la información útil. El Departamento de Estado ha demostrado que no entiende a su auditorio dentro y fuera de EEUU. No es de extrañar, por lo tanto, que tampoco tengan idea de lo que ocurre en el ciberespacio.