Este día el pueblo nicaragüense recordó y rindió honores al beisbolista puertorriqueño Roberto Clemente, que un 31 de diciembre de hace 48 años cruzó el umbral de los inmortales, cuando venía a nuestro país a entregar amor y solidaridad a las víctimas del terremoto de 1972.

La Alcaldía de Managua, la Juventud Sandinista 19 de Julio, los deportistas de las distintas academias municipales, cronistas deportivos y autoridades del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND) le rindieron tributo en el monumento dedicado a Clemente en el Parque Luis Alfonso Velásquez Flores.

Posteriormente equipos infantiles de Managua, Granada, Chontales y Nagarote participaron en un torneo relámpago en el Estadio Roberto Clemente que se ubica en el citado parque. El homenaje  fue presidido por el vicealcalde de Managua Enrique Armas, jóvenes integrados en el Movimiento Deportivo Alexis Argüello (MDAA) y el manager puertorriqueño de los Gigantes de Rivas, Joel Fuentes.

Luz de todas las luces

Daniel Sequeira del MDAA definió a Clemente como un ser lleno de luces, un deportista y una persona que simboliza el respeto y la solidaridad, el valor más cristiano que puede tener un ser humano.

Roberto Clemente es símbolo de respeto, símbolo de grandeza y sobre todo de solidaridad, nosotros los jóvenes, la juventud nicaragüense, los promotores deportivos, los atletas recordamos su ejemplo y seguimos todos los días ese ejemplo de solidaridad. Recordamos este año a la juventud desbordando en la Costa Caribe con esos huracanes y a la par del pueblo, siguiendo ese ejemplo para que todos estos niños de las academias deportivas, junto a la alcaldía y el Movimiento Deportivo Alexis Argüello recordemos siempre a Roberto Clemente como ejemplo de gran atleta, como ejemplo de solidaridad, Roberto Clemente es luz de todas las luces”, apuntó Sequeira.

Marcos Aguilar, un jovencito integrado a las academias de béisbol, manifestó que Clemente es uno de esos seres humanos que ocupó su tiempo en ayudar a los demás, demostrando de esa manera el inmenso amor que tenía por la vida y el deporte.

El vicealcalde Enrique Armas manifestó que el ejemplo de Clemente es seguido por la municipalidad, pero también por el Presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta compañera Rosario Murillo, dos grandes promotores deportivos y seres muy solidarios.

Vamos a seguir promoviendo deportes, vamos a seguir haciendo torneos, vamos a seguir haciendo eventos para seguir haciendo equipos campeones, porque ahora que tenemos respaldo del Gobierno Sandinista, del gobierno del comandante Daniel, del gobierno de la compañera Rosario al deporte en todos sus niveles, en todas sus categorías, en todas sus disciplinas, (…) con el apoyo del comandante Daniel vamos a seguir ganando medallas, vamos a seguir ganando campeonatos, vamos a seguir logrando victorias, vamos a seguir participando en los grandes torneos”, destacó Armas.

Fuentes se emocionó al conocer el cariño y amor que los nicaragüenses tienen a la figura y legado de Clemente. “Para mí es un honor estar aquí, realmente no tengo que hablar mucho y aunque no vi jugar a Clemente en nosotros los puertorriqueños nació y se creó una llaga donde todo lo que los nicaragüenses hablan de Clemente es una verdad y honestamente de corazón Roberto puede ser de Puerto Rico, pero yo creo que Roberto por lo que veo, de corazón es nacido y criado aquí en Nicaragua”, dijo Fuentes al agradecer a Nicaragua por mantener vivo el legado del pelotero boricua.

En la entrega de ofrendas florales participaron los cadetes de la Policía Nacional, el Comisionado General Julio Sánchez y ex manager y ex primera base de la Selección Nacional de Béisbol.

Roberto Clemente Walker nació un 18 de agosto de 1934 en el Barrio San Antón de Carolina, Puerto Rico, jugó 18 años en las Grandes Ligas e hizo el tránsito a la inmortalidad el 31 de diciembre de 1972 cuando abordó un avión para repartir ayuda a Nicaragua. El avión se estrelló en el mar y no hubo sobrevivientes. 

Cada 31 de diciembre las autoridades deportivas, los jóvenes deportistas y el Gobierno Sandinista rinden honores a ese gran ser humano que supo dar amor, ejemplo y solidaridad.