Adam Sandler y su compañía productora Happy Madison enfrentan una demanda por un accidente ocurrido durante el rodaje de la película "That's My Boy".

La demanda, que también involucra a Columbia y Sony Pictures, fue presentada por Richard Houpert; un carpintero que en mayo de 2011 sufrió fracturas y la amputación parcial de varios dedos de su mano derecha mientras trabajaba en el estudio de filmación. En compensación pide la suma de un millón de dólares por daños.

Según precisó su abogado, "mi cliente (Houpert) se encontraba trabajando con una sierra de mesa cuando su mano fue arrastrada por la máquina, ya que la herramienta no contaba con todas las medidas específicas de seguridad, y eso le provocó graves daños en su mano derecha y pérdidas en sus ingresos económicos".

"That's My Boy", filmada con un presupuesto de 70 millones de dólares, recaudó menos de 50 millones de dólares y recibió ocho nominaciones a los Premios Razzies; que rinden honor a lo peor de la industria del cine de Hollywood.