El papa Francisco alentó ayer a luchar contra las consecuencias del “capitalismo salvaje” y las “injusticias sociales” durante la audiencia privada que concedió al gobernador de Buenos Aires, Daniel Osvaldo Scioli.

Así lo aseguró Scioli durante la rueda de prensa celebrada tras el encuentro mantenido con el pontífice en la residencia de Santa Marta, donde se aloja el papa Bergoglio en el Vaticano, y en el que también estuvo presente la esposa del gobernador, Karina Rabolina.

El Papa argentino destacó que América Latina ha trabajado y avanzado mucho para evitar las consecuencias del “capitalismo salvaje” y las “injusticias sociales”.

Francisco también hizo referencia a su viaje el próximo 8 de julio a la isla de Lampedusa, la más meridional de Italia, para reunirse con los indocumentados que llegan allí con el objetivo de entrar en Europa, y contó que la idea de viajar a la conocida como “Puerta de Europa” de los inmigrantes le surgió mientras rezaba.

“El Papa me dijo que quiere estar en Lampedusa para acompañar y abrazar a los inmigrantes”, declaró el gobernador de Buenos Aires, quien destacó que para Francisco esta visita es una “prioridad”.

Scioli relató que vio a Francisco “grandioso, sereno, nada cansado, con voluntad y vocación de servicio y de influir positivamente en este contexto mundial”.