Los jefes de los estados suramericanos integrantes de la Unasur han sido convocados a Cochabamba para discutir el cierre del espacio aéreo al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, en varios países europeos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha anunciado que evaluará las relaciones con el Gobierno del presidente, Mariano Rajoy, al que ha tildado de "infame" después de que el mandatario boliviano, Evo Morales, tuviese que realizar un aterrizaje de emergencia en Austria ante la prohibición de varios países europeos de que su aeronave cruzase su espacio aéreo.

El Gobierno de Bolivia ha asegurado que el Ejecutivo español autorizó el martes por la noche el aterrizaje del avión de Morales con la condición de que las fuerzas de seguridad españolas pudieran inspeccionar el aparato, a lo que se negaron las autoridades bolivianas.

El aparato al final recaló en Viena, donde pasó toda la noche del martes al miércoles. El Gobierno español concedió el permiso de realizar una parada técnica en las islas Canarias antes de salir hacia Fortaleza (Brasil), donde el avión presidencial realizó su última parada hacia Bolivia desde Moscú.

"Tenemos que evaluar nuestra relación con España, con el Gobierno de Mariano Rajoy, no con el pueblo de España que son nuestros hermanos", ha apostillado Maduro a su regreso a Venezuela tras visitar Rusia y Bielorrusia, según ha informado Telesur.

"El Gobierno de Mariano Rajoy es un Gobierno infame", ha comentado. "Pretender revisar el avión de un presidente latinoamericano. ¡Qué se cree el presidente Rajoy, ¿que vivimos en un mundo colonialista?", ha criticado el mandatario venezolano.

Maduro ha solicitado una disculpa de toda Europa --Portugal, Italia y Francia le negaron el aterrizaje y el paso por sus respectivos espacios aéreos--, aunque ha considerado que el Viejo Continente "es la principal víctima" de Estados Unidos por seguir las órdenes de Washington.