Centenares de jóvenes, trabajadores y líderes del municipio de Masaya conmemoraron el 34 aniversario del ataque aéreo perpetrado por la guardia somocista en 1979, contra centenares de jóvenes nicaragüenses que se resguardaban cerca de la iglesia San Jerónimo en Masaya.

En la tarde del 03 de julio de 1979, un helicóptero Sea Horse enviado por la guardia de Somoza, sobrevoló la ciudad y dejó caer una bomba de 500 libras sobre la población que se encontraba replegada en el sector de la Iglesia San Jerónimo.

En un testimonio ante los jóvenes de Masaya, Yadira Córdoba, secretaria política del Distrito I de Masaya, recordó que la tarde del 03 de julio de 1979, muchos jóvenes ofrendaron su vida para que los nicaragüenses celebren hoy con libertad y derechos restituidos.

“Me acuerdo de aquel 26 de junio que vino el repliegue de Managua hacia Masaya. Jóvenes de 14 y 15 años que se replegaron a Masaya para combatir a la guardia. Recuerdo a los jóvenes que cayeron aquí y que fueron víctimas de la bomba de 500 libras. Recuerdo a muchos como Martha Villanueva, María Elisa, el Guacho, muchos compañeros que reconocimos por la ropa que les habíamos dado para que se vistieran”, rememoró.

“Cayeron aquí los recogimos y ellos ofrendaron su vida para que hoy estemos celebrando en paz y tranquilidad la Nicaragua Nueva”, agregó.

Por su parte Mauricio Mercado, miembro del concejo municipal, recordó que Somoza dejaba caer bombas de 500 libras en los barrios de Managua, donde la población civil eran las principales víctimas.

“Recuerdo que un tres de julio como a las 3 de la tarde, aquí en el costado norte de esta iglesia era un corredor y habían alrededor de unos 400 compañeros descansando… y como a las 5:30 de la tarde apareció un helicóptero como a tres mil metros de altura. El modelo era Sea Horse (caballito de mar) y dejó caer la bomba de 500 libras”, comentó Mercado

“Fue una explosión segadora, estruendosa, y cuando llegaron compañeros a auxiliar habían brazos, habían piernas, cabezas y el olor a sangre. Eso fue desastroso”, dijo Mercado notablemente conmovido.

No obstante, Mercado señaló que “esos fueron tiempos de siembra, como dice la Compañera Rosario, pero hoy son tiempos de cosecha, son nuevos tiempos de victorias y de bienestar”.

Jóvenes se inspiran en valores y compromisos de héroes y mártires

Tania Mena, miembro de la Juventud Sandinista, que participó en la conmemoración, dijo que como joven se siente orgullosa de la entrega de aquellos jóvenes que entregaron su vida por la liberación de Nicaragua.

“Es muy importante el legado que ellos nos heredaron, es nuestro deber retomar ese legado para seguir siempre adelante, sin olvidar todo el sacrificio de nuestros héroes y mártires”, aseguró Mena.

Por su parte Ruth Marina García, quien fue nombrada Señorita Repliegue Municipal, dijo que ahora los jóvenes tienen que ser buenos representantes de los jóvenes que en 1979 entregaron su vida por la libertad de los nicaragüenses.

“Yo como joven represento a la juventud que sigue siendo la protagonista en todas las acciones de restitución de derechos. Antes era un delito ser joven, pero hoy gozamos de muchos derechos que nuestro gobierno nos ha restituido”, valoró.

La joven Marlín García, dijo que para los jóvenes es importante conocer la historia de los héroes y mártires que entregaron su vida. “Nuestro compromiso con ellos es seguir luchando por el pueblo, además de estudiar y comprometernos con el desarrollo de Nicaragua”, aseguró la joven.

Otros jóvenes también destacaron que además de la restitución de derechos y la recuperación de los valores cristianos, socialistas y solidarios, el Gobierno está emprendiendo la construcción del Canal por Nicaragua, un esfuerzo que en estos nuevos tiempos significa luchar contra la pobreza con más desarrollo, trabajo y paz para las familias nicaragüenses.