Ayer 4 de Diciembre, en la Sede de la Comunidad de San Egidio, en el popular y antiguo Barrio romano de Trastévere, frente a la Plaza de San Egidio, el Sacerdote italiano Don Ángelo Romano, Rector de la Basílica de San Bartolomé, recibió la visita del Compañero Francisco Javier Bautista Lara, Embajador de Nicaragua, y del Doctor Giovanni M. D’avossa, Consejero.

Sostuvieron un afectuoso Encuentro y conversaron sobre la Misión de esta Asociación Pública de Laicos que promueve Iniciativas de Mediación por la Paz y Encuentros Internacionales Ecuménicos.

Intercambiaron puntos de vista sobre los problemas del Mundo Contemporáneo: El reciente Evento Interreligioso del Papa Francisco con Líderes de Confesiones religiosas, facilitado por la Comunidad de San Egidio; la necesidad de relaciones de Diálogo y Respeto entre las Naciones, el Derecho a la Autodeterminación de los Pueblos.

EGIDIO

También sobre la responsabilidad de los Estados frente al Cambio Climático según compromisos de las conferencias de Naciones Unidas; la urgencia de la Justicia Climática y la ayuda internacional sin condiciones, el rechazo a sanciones o imposiciones externas, arbitrarias, inhumanas y violatorias al Derecho universal, los estragos de la pandemia, la necesidad de desarrollo equitativo sostenible, la Fraternidad, la Amistad Social y la Solidaridad en la Casa Común, condiciones necesarias para la convivencia y la Paz.

Previo a la conversación, los visitantes y Delegados de la Organización, el Presbítero Romano y el Señor Leonardo Trangono, Encargado de Relaciones Internacionales, recorrieron las instalaciones de la Comunidad, ubicadas en un anterior monasterio de claustro del siglo XVII, contiguo a la Iglesia dedicada a San Egidio.

En 1993, al cumplir 25 años de fundación (1968), recibieron la visita del Papa san Juan Pablo y en 1992, del Papa Francisco, y en una de estas Salas, en 1992 fue negociada y firmada la Paz de Mozambique.

Bautista precisó las fortalezas de Solidaridad y Hospitalidad del Pueblo nicaragüense, su vocación pacífica y Digna, los Valores Familiares que cultiva y la riqueza natural del territorio.

Reconoció la generosa contribución de la Comunidad por los más vulnerables, por la Paz y el Diálogo en distintos espacios locales e internacionales.

Don Ángelo Romano elogio los avances económicos y sociales de Nicaragua durante la última década. Manifestó su Solidaridad con el Pueblo y Gobierno de Nicaragua por los daños ocasionados por los huracanes Eta e Iota, y los mejores deseos de Prosperidad y Paz por el Bien Común.