Con música, luces y muy coloridos así lucen los más de 50 altares de la Purísima Concepción ubicados a lo largo de la Avenida de Bolívar a Chávez y que son visitados todos los días por las familias nicaragüenses.

Sin duda que la fiesta mariana de los nicaragüenses es singular, en donde las familias desde el 28 de noviembre disfrutan de un ambiente de alegría, paz y armonía.

Cada noche grandes y pequeños se dan cita en esta céntrica avenida para hacer todo el recorrido apreciando la creatividad y belleza de cada uno de los altares que enaltecen a Nuestra Madre, la Inmaculada Concepción de María.

PURISIMA

Doña Rosario Espinosa vino desde Chinandega con su familia para hacer un recorrido por todos los altares, “venimos para ver cuál es el más bonito y también para divertirnos”, indicó.

Están lindísimos”, resaltó. “Y ojalá que todos tengamos un buen 7 de diciembre, a pesar de la pandemia que vivimos”, añadió.

Igualmente, la joven Karla Gutiérrez acompañó junto a su hermana a su abuelita de 90 años. Ella expresó que cada año la llevan a ver los altares, porque son muy bonitos y “ella es una fiel devota de la Virgen, en la casa la cantamos los 12 de diciembre”, manifestó.

PURISIMA

Don Marcos García indicó que es bueno para distraerse con la familia, “ahorita andamos con los niños para que se distraigan del estrés de estar en la casa y aprovechar de las vacaciones”.

Los altares son estupendos y como sabemos cómo está la situación, el objetivo es siempre estar unidos en familia y en armonía con todos”, añadió. 

PURISIMA