El Gobierno portugués afirmó este miércoles que denegó la petición de las autoridades bolivianas para que el avión presidencial de Evo Morales pudiese aterrizar en Lisboa por "razones técnicas", según una nota aclaratoria publicada en el sitio web de la Cancillería de ese país.

De acuerdo al Ministerio de Asuntos Exteriores, pese a que el aterrizaje de la aeronave del Ejecutivo boliviano fue negada, “sí se le permitió que sobrevolara el espacio aéreo portugués”.

En la misiva, la Cancillería recalcó que sí autorizó el descenso en Lisboa en el trayecto de ida, el pasado 30 de junio, al tiempo que lamentó las “molestias” causadas a las autoridades bolivianas.

Sin embargo, en la aclaratoria no se ofrecieron mayores detalles sobre las “consideraciones técnicas” que conllevaron a prohibir que el aeroplano presidencial hiciese la escala y repostase en Lisboa durante su viaje desde Moscú hasta La Paz.

"Fueron tomadas las medidas necesarias con los responsables aeronáuticos internacionales para evitar que se efectuase un aterrizaje no autorizado en Lisboa debido a que Bolivia insistía en un procedimiento que habría violado la soberanía portuguesa", añadió el ministerio luso.

El aparato que trasladaba al mandatario acabó por tomar tierra en Viena después de que Italia, Francia y España también le negaran el permiso para aterrizar.

La negativa de los referidos países a permitir el vuelo del avión presidencial del mandatario boliviano por sus respectivos espacios aéreos estuvo basada en la supuesta presencia en ese vuelo del exagente de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos, Edward Snowden.

Washington ha desatado una implacable cacería contra ese analista de inteligencia por revelar evidencias del espionaje que Estados Unidos realizara a escala global y que tiene como objetivos a ciudadanos de ese país, instituciones y organizaciones internacionales y gobiernos extranjeros.

España afirma que no prohibió el aterrizaje de Morales

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, sostuvo este miércoles que España "en ningún caso" prohibió al jefe de Estado boliviano descender en territorio español y negó que solicitase "registrar el avión", según reseñó un medio local.

"No es verdad que España pidiese permiso para registrar el avión y tampoco se le ha impedido volar", señaló García Margallo en declaraciones a los medios.

Según Margallo, "no hubo prohibición", el Gobierno español dio una autorización para que Morales hiciera escala en Las Islas Canarias, pero "el avión no aterrizó en el plazo previsto, pues se desvió a Viena".

El titular de Exteriores explicó que durante toda la noche ha mantenido contactos con sus socios europeos y aliados, así como las autoridades bolivianas "para allanar el camino para que pudiese aterrizar en Las Palmas, cosa que ocurrirá a lo largo de esta tarde".

Además, el ministro defendió la independencia de la política exterior española y negó que actúe al dictado de lo que le dice Estados Unidos. "Cuando hemos coincidido con Estados Unidos, y procuramos coincidir porque somos socios y aliados desde hace mucho tiempo, coincidimos y cuando ha habido que discrepar discrepamos", subrayó.