El avión presidencial boliviano que transporta al jefe de Estado de esa nación suramericana, y una comitiva de su Gobierno, recibió la permisología necesaria para reiniciar su vuelo rumbo a La Paz, luego que Italia y España autorizaran su tránsito por el espacio aéreo europeo. Minutos después, la aeronave despegó hacia las Islas Canarias, donde está previsto que recargue combustible.

El presidente de Austria, Heinz Fischer, visitó a Morales en el Aeropuerto de Viena y fue quien anunció que España autorizó la escala técnica que necesita hacer la aeronave en Las Palmas de Gran Canaria.

Fischer declaró que "se han cumplido todas las condiciones para que se pueda retomar el viaje”, tras 12 horas de retención en Viena, a causa del cierre de los espacios aéreos de Francia, Portugal, Italia y España, por la sembrada sospecha de que en el avión boliviano se encontrara el exagente de inteligencia norteamericano Edward Snowden.

De igual manera, informó que la ruta de vuelo autorizada es la que estaba programada desde el principio y el espacio aéreo español estará abierto para que el avión presidencial recargue combustible en las Islas Canarias.

Por su parte, Morales criticó que hasta ahora aún no ha recibido una comunicación oficial donde se le explique “por qué motivos no me dejaron pasar por territorio de Francia, Portugal, Italia y después también de España".

El Presidente boliviano relató que durante la madrugada, el embajador de España en Viena, Alberto Carnero, acudió al aeropuerto y le pidió que “le invitara a tomar un café en el avión”.

"No se lo podía permitir. Primero, no soy ningún delincuente. Y Segundo, ustedes saben, por normas internacionales, es un avión oficial, al igual que un presidente, tiene inmunidad y es inviolable", explicó Morales.

En ese sentido, detalló que no accedió a las demandas de España "por una cuestión de dignidad". "Tengo la obligación de defender la dignidad y la soberanía de mi puesto. No es una ofensa al Presidente sino a todo un pueblo, a toda un región como Latinoamérica", denunció el jefe del Estado boliviano.

Al ser consultado por periodistas en el aeropuerto sobre si Snowden se encuentra en su avión presidencial, Morales se limitó a responder: "¿Cómo podríamos cometer ese error?".

Ante esta agresión, el mandatario de Ecuador, Rafael Correa, informó que se comunicó con su homólogo peruano, Ollanta Humala, quien ejerce la presidencia pro-témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), para convocar una reunión de emergencia de jefes de Estado, y rechazar el secuestro del jefe de Estado boliviano en suelo europeo.

De igual manera, los Estados parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) expresaron su máxima solidaridad con el presidente Morales y denunciaron una flagrante discriminación y amenaza a la inmunidad diplomática del jefe de Estado.

Avión no fue revisado

Por su parte, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, confirmó que el avión presidencial FAB-001 no fue revisado por ninguna fuerza extranjera y que el presidente de ese país, Evo Morales, quien fue objeto de un secuestro internacional, “estará de regreso al país para la noche de este miércoles”.

“No hemos permitido que se hiciese registro al avión presidencial 001 y que ningún tipo de fuerza hiciese revisión al avión presidencial porque no corresponde. Ese avión tiene inmunidad y por derecho internacional no puede ser sometido a requisa”, aclaró.

García Linera añadió que “queremos informarle a todo el pueblo boliviano y al mundo que el presidente Evo está regresando por la ruta que teníamos estipulada desde siempre, la que habíamos trazado cuando emprendió su viaje a Rusia (por el foro de la II Cumbre de los Países Exportadores de Gas)”.

El vicepresidente boliviano lamentó que “los países colonizados están en Europa. Lástima para esos Estados y esos pueblos. Confiamos que más pronto que tarde esos pueblos podrán recobrar su dignidad y cobrar cuentas a esos gobiernos que juegan el papel de colonias sometidas al dictamen de los Estados Unidos”.

García Linera agradeció a los pueblos y a los gobiernos de varios países del mundo que manifestaron su rechazo a la negativa de países como Portugal, Francia y posteriormente España de permitir el sobrevuelo del avión presidencial boliviano.

“Queremos agredecer a esos Presidentes del mundo, a los dirigentes sociales del mundo, a los pueblos del mundo, quienen han manifestado su repudio en las redes sociales a esta agresión que sufriera nuestro presidente Morales, los pueblos indígenas y al pueblo de Bolivia”, manifestó García Linera.

Recalcó que “el presidente Evo fue secuestrado ayer por decisión prepotente del imperialismo, puesto que ellos creían que en el avión 001 estaba el exagente quien delató con pruebas que Estados Unidos te espía, a mi y nos espía a todos”, agregó.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, informó el martes que el avión presidencial de Evo Morales tuvo que aterrizar de emergencia en Austria, luego que Francia y Portugal cancelaran el plan de vuelo por sospechar que el mandatario boliviano trasladaba al excontratista de la NSA, Edward Snowden.

Choquehuanca dijo que media hora antes de aterrizar para repostar en Lisboa a su regreso de un viaje a Moscú, las autoridades comunicaron al avión de Morales que el permiso quedaba revocado, y que poco después recibieron una notificación de Francia prohibiéndole sobrevolar su territorio.

Por su parte, el presidente Evo Morales criticó que hasta ahora aún no ha recibido una comunicación oficial donde se le explique “por qué motivos no me dejaron pasar por territorio de Francia, Portugal, Italia y después también de España".

El Presidente boliviano relató que durante la madrugada, el embajador de España en Viena, Alberto Carnero, acudió al aeropuerto y le pidió que “le invitara a tomar un café en el avión”.

"No se lo podía permitir. Primero, no soy ningún delincuente. Y segundo, ustedes saben, por normas internacionales, es un avión oficial, al igual que un Presidente, tiene inmunidad y es inviolable", explicó Morales.

Respuesta legal de Bolivia

García Linera aseguró que el Gobierno de Bolivia acudirá ante todas las instancias pertinentes para denunciar estas acciones. “Ya lo denunciamos ante la OEA y en las próximas horas lo haremos ante el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para iniciar un proceso contra los responsables por esta violación a los derechos internacionales, que puso en riesgo la vida del presidente Evo Morales”.

“También estudiaremos otro tipo de demandas apoyándonos en el derecho de los pueblos”, agregó.

En esa misma vía, adelantó que la Cancillería boliviana “convocará a los embajadores de Francia, España, Italia y al cónsul de Portugal para que rindan cuentas por estos desagradables y prepotentes sucesos”.

“Los bolivianos somos dignos y vamos a defender nuestra dignidad con nuestras vidas”, sentenció.