Trabajadores del Sistema de Salud Pública protagonizaron un encuentro académico en el que se abordó el tema de la Tuberculosis Pulmonar en la Niñez, con el objetivo de ir fortaleciendo las capacidades del personal que atiende de forma gratuita a la población en general desde las diferentes unidades de salud en Nicaragua. 

Es muy importante hablar de tuberculosis pulmonar en niños porque a veces creemos que esta enfermedad no los puede afectar porque ha sido considerada como una enfermedad de adultos lo cual es totalmente contrario. Debemos enfocarnos en las medidas de prevención para evitar estas infecciones que trae muchas complicaciones a nivel pulmonar, expresó la doctora Claudia Salazar.  

La constante formación de los médicos y enfermeras permite a su vez la captación temprana de los pacientes, a través de un diagnóstico lo que va a permitir brindarle una atención oportuna.  

Tenemos un esquema antifímico, que consiste en 6 meses de tratamiento antifímico, la primera fase es de 2 meses y la siguiente es de 4 meses, mientras tengamos información de esta enfermedad, vamos a tener un diagnóstico temprano y por lo tanto un tratamiento oportuno para evitar las complicaciones”, añadió. 

Los síntomas más frecuentes en un niño al estar contagiado con Tuberculosis son las fiebres persistentes, pérdida de peso, mal estado general, tos y es importante investigar el nexo epidemiológico familiar para determinar si algún familiar fue quien contagió al menor.