El recorrido de pobladores católicos de El Rosario, llevando la imagen de la Virgen del pueblo sobre un carretón de caballos, se inició en la iglesia de la localidad con el estallido de bombas y lanzamiento de cohetes y salió por las calles del pueblo hacia el camino que conduce entre campos cultivados hacia la comunidad de Cañas Blancas.

La procesión que también llevaba en sus manos una pequeña imagen de San Isidro, avanzó casi dos kilómetros por el camino hasta llegar a un sitió donde vecinos de El Rosario y Cañas Blancas hicieron toparse a las dos imágenes, lo que fue calificado por el investigador Manuel Antonio Aguirre, como el encuentro entre la madre y el hijo.

De acuerdo con el sacerdote de El Rosario, José Ángel Lanzas, la tradición de realizar un tope de santos, se hacía anteriormente entre la Virgen de El Rosario con el Niño Jesús del Dulce Nombre, pero añadió que también se hizo en algún momento con el Niño Jesús de La Paz, comunidad vecina también de Carazo.

Mantienen tradición del tope

Por otra parte, según algunos historiadores, esta tradición de realizar topes o encuentros, inició a mediados del siglo 19 entre la imagen de la Virgen de El Rosario y la del Niño Jesús y se realizaba con distintas comunidades, pero además se llevó a cabo con la Virgen de Guisquiliapa.

La tradición quedó celebrándose definitivamente con el Niño Jesús del Dulce Nombre, pero este año, los católicos de El Rosario decidieron realizarlo por primera vez con Cañas Blancas, porque según el sacerdote Lanzas, hubo choque en la realización de las fiestas religiosas con la del Dulce Nombre.

Por su lado la vice alcaldesa María del Carmen Muñoz destacó que El Rosario ahora mantiene dos fechas para no se pierda la tradición. Una de ellas se realiza en enero y la otra el siete de octubre, la que señaló es la principal.

La vice alcaldesa dijo que como parte de las fiestas, al día siguiente del tope entre las imágenes de la Virgen de El Rosario y la del Niño Jesús de Cañas Blancas, este domingo se llevará a cabo una misa y después una comida colectiva en la Alcaldía Municipal, tanto como con el pueblo

Por otra parte el conocedor Manuel Antonio Aguirre explicó que la representación del encuentro entre la madre, la Virgen de El Rosario y el hijo, el Niño Jesús, se realiza todos los años, en un contexto de festividades que fueron traídas al país por los españoles a mediados del mil 800.