El asombro y la angustia todavía se muestran en los rostros de las familias que perdieron los techos de sus casas cuando fuertes vientos azotaron la ciudad de Masaya este fin de semana.

Con lágrimas en sus ojos, las madres y padres de familia relataron cómo la desesperación se apoderó de sus vidas, cuando corrían tratando de salvarse o resguardar sus pertenencias, ante lo que parecía ser un tornado, que se llevó parte de sus esfuerzos.

Las imágenes de aquel momento, cuando el techo que cubría sus casas se levantaba, tronando como relámpago, sobre sus cabezas, pasan constante por sus mentes.

Pero en esta historia no todo es amargo, tras los momentos de angustia, la solidaridad se hizo presente con el acompañamiento de los vecinos, las autoridades locales y las instituciones gubernamentales que llevaron una rápida respuesta frente a la necesidad de las familias afectadas.

Afectados narran historia de terror

Don Mario Téllez, vive a escasa media cuadra del histórico Comandito de Monimbó. Todavía asombrado, relata que el evento comenzó a las tres y media de la tarde del pasado domingo.

“La cuestión comenzó a las tres y media de la tarde con un vientecito. Yo estaba lavándome mis dientes cuando mire que en el aire venían dos láminas de zinc. Yo estoy viendo eso cuando le digo a mi hermana: esto es como terremoto! Cuando en eso comienza a soplar más el viento y la tierra se movía, cuando miro el viento levanta de un solo el techo de la casa y se lo lleva en el aire”, explicó.

“El techo se fue completo. Los cables del tendido eléctrico echaban chispas. Eso daba un poquito de temor y las mujeres gritando… eso no lo había vivido nunca, solo lo había visto en la televisión”, comenta.

Por su parte doña Esperanza Ortiz, comentó que ella casi se muere del susto. “Yo me hubiera muerto, pero Dios puso sus manos para salvarnos. Yo miraba a mi hermana carbonizada y yo también”, recordó.

Otra vecina que resultó afectada fue doña Olga María Téllez. Ella comenta que “estábamos en el patio cuando comenzó, nosotros mirábamos que venía un basural y decíamos que esa borrasca no era normal. Esto es un ciclón, me decía mi chavala… esto es tornado le digo yo, porque mirá cómo se mueven los palos!”

“Se miraban los palos cómo se movían…. Mire cómo se levanta el zinc de la casa, me decía mi chavala… nos va a pasar llevando y nos va a matar!... entonces nos metimos, pero yo me agarraba de un palo que está ahí para que no me llevara!” aseguró doña Olga, quien agrega que del susto no se ha podido controlar la presión ni el azúcar.

Agradecen solidaridad y acompañamiento de la comunidad y del gobierno

Luego de los sucesos trágicos que acontecieron el domingo, la solidaridad no se hizo esperar y de uno en uno, los vecinos comenzaron a llegar hasta las viviendas para prestar apoyo y acompañamiento.

“La comunidad aquí se nos sobró la mano. Aquí en Monimbó la gente es bien humanitaria, nos ayudamos unos a otros, aquí no nos dejamos morir. Vinieron vecinos, aquí hay ayuda bastante. Somos bien unidos. Además vino la policía, el cuerpo de bomberos y la Alcaldía que nos ha dado la mano”, aseguró don Mario Téllez.

Doña Esperanza y doña Ángela comentaron que inmediatamente pasaron los vientos, el Alcalde Orlando Noguera se presentó para apoyarlos e incluso llevó médicos para atender a las personas que lo requerían.

Tanto doña Ángela, como Esperanza, agradecieron la asistencia brindada por las autoridades y reconocieron en el Presidente Daniel y la Compañera Rosario, a gobernantes que se preocupan por su pueblo a través de todas las instancias.

“Yo le agradezco muchísimo al Presidente Daniel porque nos dio la mano ahorita que necesitábamos nosotros. Es un momento muy difícil”, expresó doña Ángela.

“Le doy gracias a Dios y a ellos porque este momento que estamos viviendo es duro. Le agradecemos mucho al Presidente Daniel. Nosotros siempre hemos sido sandinistas sin ningún interés ni nada pero ahora se lo estamos agradeciendo mucho porque se está portando bien con nosotros”, dijo doña Esperanza.

En total, las autoridades del Sinapred reportaron que 142 familias y 18 viviendas fueron afectadas por los fuertes vientos en Masaya. A través de la Alcaldía de Masaya y el Sinapred, a las familias se les entregó el Plan Techo, colchonetas, kits de cocina y se les garantizó atención médica.