Aunque el texto puede modificarse en el último momento por decisión del Papa, es seguro que el Pontífice consolará a la niñez del país por la situación de sequía que afecta a varios estados, y se dirigirá particularmente a aquellos que sufren por causa del abandono, la violencia o el hambre.

El mensaje papal recuerda a los niños que cada uno de ellos es un tesoro para el país y el mundo, por lo que recuerda que las personas con responsabilidad sobre la niñez en la familia, la Iglesia y en la sociedad, están obligados a trabajar para heredarles un mundo mejor.

El Pontífice, que se encuentra por primera vez en una nación de habla hispana en el Continente (antes ya viajó a los Estados Unidos), recuerda a los niños mártires de Tlaxcala: Cristóbal, Antonio y Juan, elevados por la Iglesia Católica a los altares, como referente para los niños del país y de América Latina, pues de ellos se aprende que no hay edad para amar y servir.

Benedicto XVI insistirá en su mensaje que eleva su voz para pedir a todos que protejan y cuiden a los niños.

El mensaje papal a la niñez tendrá lugar en la Plaza de la Paz, de Guanajuato. Lo dirigirá desde el balcón del edificio colonial conocido como Casa del Conde Rul, y estará acompañado por el Presidente Felipe Calderón y el nuncio apostólico Christophe Pierre.

Después regresará a la ciudad de León, donde se hospedará las tres noches que pasará en el país, para recibir las llaves de la ciudad de manos del alcalde Ricardo Sheffield.