El presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra participó en el acto de traspaso de la Presidencia Pro Tempore de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC) e inició sus palabras celebrando que la CFAC en estos momentos  se encuentra asumiendo tareas que son fundamentales para la seguridad, para la estabilidad de las familias centroamericanas.

Para que tengamos la oportunidad que en otros países también se reproduzcan eventos de la juventud, eventos deportivos a pesar de lo agresivo que ha sido la pandemia”, comentó el Presidente haciendo referencia a un juego de baloncesto que se realizó la noche de este 11 de noviembre en el gimnasio Alexis Argüello.

La pandemia que ya sabemos que no ha podido ser controlada, no ha podido ser dominada en los países desarrollados. Estados unidos se encuentra con un repunte de la pandemia, los países europeos con un repunte de la pandemia, los países grandes, con enormes poblaciones y con economías inmensas también, se encuentran atribulados por la pandemia”, comentó el compañero Presidente.

Dijo que se está luchando, “claro, los que tienen para recursos, pues lógicamente pueden disponer de más recursos para esta batalla, por la vida, una batalla por la vida. Los países que tenemos economías más frágiles, más pequeñas, entre los que nos encontramos los países de la región centroamericana, pues realmente tenemos que hacer esfuerzos verdaderamente extraordinarios y sacar fuerzas de flaquezas pidiéndole fortaleza a Dios. Que nos de fortaleza, que le de fortaleza a nuestro pueblo, que le de fortaleza a nuestras fuerzas armadas, a nuestra policía, que le de fortaleza a las instituciones de salud, que son las que están dando la batalla para salvar vida”.

Porque les decía que esta vendría a ser la primera guerra mundial donde están habiendo bajas todos los días en todo el planeta, porque en la segunda y primera guerra mundial, es cierto, hubo pérdidas de vidas, destrucción y hasta lanzamiento de la bomba atómica en Japón, pero esa guerra no provocó ni bombardeo, ni muerte en toda América Latina y el Caribe, ni en los Estados Unidos, y en otras regiones de Asia, de África, sino que fue sobre todo en el norte de África, Europa encendida. Y en cambio, hoy nos estamos enfrentamos a un enemigo que está disparando todos los días”, enfatizó.

Señaló además que el virus se “está disparando todos los días, cada persona, cada ciudadano que aparece afectado por el virus ya es una baja que tiene que pasar a cuidos de diferente tipo, los que están con el virus, pero lo que tienen, digamos el virus, ahí, no llega a activarse como para poder llevarlo al hospital, pero tienen que pasar en cuarentena, por tanto, es una baja”.

Agrego: “Los que ya necesitan de atención médica, son heridos graves que pasan a los hospitales, que en estos momentos están siendo rebasados en muchos países desarrollados, los hospitales, las camas se están agotando para atender a los que están en estados graves, y están falleciendo todos los días. Y cuando tanto se hablado que de repente aquí estalle una tercera guerra mundial, no ha estallado, no ha explotado esta guerra, donde en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier sitio se produce una baja”.

No obstante, dijo que es ahí en el caso de nuestra región, pues ha sido determinante, primero la actitud de nuestro pueblo, que con mucha entereza, con mucha valentía, con mucha fe en Dios, y con mucha responsabilidad han ido atendiendo a las indicaciones de los sistemas de salud, las más básicas.

Porque estamos frente a un fenómeno por el cual no hay todavía una respuesta contundente, entonces un día se habla de que tal medicamento es bueno, y corre todo el mundo a ocupar ese medicamento. Después resulta que el medicamento no hace nada  y hay que recurrir a otro medicamento. Fíjense así estamos, la gran ciencia mundial, la gran tecnología mundial, los grandes científicos del mundo de los países desarrollados dando bandazos como decimos, frente a un enemigo realmente que subestimamos, se subestimó, no nosotros, lo subestimaron los países que tiene el poder que tienen las capacidades de tomar medidas preventivas, para prever que se pueden producir este tipo de pandemias y que ya ha habido otras pandemias en el mundo en épocas pasadas con millones de fallecidos. Y nunca se preparó el mundo para una pandemia que tuviese esta capacidad devastadora a nivel mundial y que sobre todo provocara la muerte, el cierre de las actividades económicas, deportivas, de esparcimiento en los países desarrollados”.

Refirió que una epidemia que afecta a un país en vías de desarrollo, que afecta Centroamérica, es comprensible, es entendible que haga un enorme daño “y que nosotros hagamos todo el esfuerzo posible para que el daño sea  menos, y que mientras tanto los países donde no le provocan ese enorme daño pandemias, epidemias que año con año provocan millones de muertos en África, en Asia, en América Latina, el hambre mata a millones de seres humanos todos los años, esa es una pandemia, pandemia más terrible que esta que estamos enfrentando, porque hay tanta riqueza en el mundo que colocándola en programas  sociales, en programas productivos en los países en desarrollo y en los mismos países en desarrollo donde también hay hambre y hay desempleo, nadie padecería de hambre en el mundo, porque hay suficiente riqueza”.

 El Compañero Presidente  Comandante Daniel denunció que hay tanta producción de alimento, que hasta se botan alimentos para mantener el precio, “a esos extremos se llega”, subrayó.