Con 76 votos a favor, la Asamblea Nacional aprobó la iniciativa de Ley del Digesto Nicaragüense de la Materia del Sector Energético, que tiene como objetivo constituirse en un compendio normativo que sirva para ordenar el marco legal del sector a nivel nacional.

Contiene los siguientes registros: Registro de normas vigentes, de Instrumentos Internacionales, de Normas sin vigencia o derecho histórico y de Normas consolidadas.

De esta manera se logra el fortalecimiento de la seguridad y certeza jurídica de las normas en la materia, dotando de un sistema normativo con elementos de claridad, publicidad y calidad, que permite la continuidad del desarrollo económico, social, político y cultural de los y las nicaragüenses y extranjeros que inviertan en energía y minas.

El dictamen de la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos señala que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional a través de programas y políticas públicas ha intervenido directamente en la inversión de la cadena de suministro de energía eléctrica, generación, transmisión y distribución.

Asimismo, el sector minero es un elemento importante en la economía nicaragüense, al obtener un crecimiento del 15% en el primer semestre de 2020, equivalente a un 17.9% en promedio anual.

La diputada de la bancada sandinista, Jenny Martínez, expresó que el sector energético y minero han sido pilares fundamentales de la economía nicaragüense, señalando que la actividad minera genera 3 mil 714 millones de córdobas y el sector eléctrico 4 mil 471 millones de córdobas.

En el año 2007, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional a través de nuestro comandante presidente Daniel Ortega Saavedra, instruyó en uno de sus primeros aspectos la elaboración de un diagnóstico del sector energético, para que pudiéramos darnos una idea de cómo se encontraba en ese momento y como resultado nació un plan de acción que como primer objetivo tenía la eliminación de los racionamientos del año 2006”, dijo Martínez.

Asimismo, la diputada Josefina Roa señaló que el digesto contiene 284 normas, lo que refleja un antes y un después en el desarrollo energético del país.

Con la aprobación de este digesto no solamente estamos ordenando el marco jurídico, sino que a la vez estamos dando certeza y seguridad jurídica a los usuarios del servicio, así como a los inversionistas nacionales e internacionales, e invitándolos a seguir invirtiendo en este importante sector, lo que viene a dinamizar aún más la economía en nuestro país”, dijo Roa.