Este martes el gobierno de Nicaragua presentó a representantes de organismos nacionales e internacionales los informes preliminares de los daños ocasionados por el huracán Eta que la semana pasada impactó en la Costa Caribe de Nicaragua.

Luz Elena Sequeira, del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, indicó que según la información recolectada hasta el momento se llevan contabilizados 178.4 millones de dólares en daños.

El total de los daños que tenemos cuantificado, según la información que se ha podido recolectar, es de 178.4 millones de dólares. La mayor afectación está en la infraestructura, en la parte de los puentes y kilómetros de carreteras. También tenemos en la parte social 48.1 millón de dólares. En el sector productivo lo único que hemos podido recopilar a la fecha son los daños en la parte de pesca que está vinculada con las afectaciones a las embarcaciones artesanales y algunos centros de acopio, entonces este sector es uno de los sectores que cuando concluyamos este ejercicio va a presentar datos mucho mayores”, indicó.

También agregó que “en (medio) ambiente la información que ahorita tenemos recopilada son las afectaciones en la infraestructura de las delegaciones departamentales de Marena e Inafor, pero que todo el tema de la afectación de los bosques está en proceso de recolección. Se calcula que los daños pueden andar alrededor de un 10% de la masa de los bosques que podría afectar el tema de los servicios ambientales”.

Sequeira dijo que hasta el momento, con respecto al PIB los daños son alrededor de 1.5% del PIB.

En el rubro de las “necesidades inmediatas para la atención y restablecimiento de los servicios a lo inmediato. Lo que se necesita en el país ahorita para reactivar lo inmediato son 36.4 millones de dólares. De estos 36.4 millones de dólares el mayor peso lo tiene el sector social con 25.8 millones, y aquí el detalle está porque hubieron una gran cantidad de viviendas destruidas y también parcialmente destruidas. En viviendas parcialmente destruidas tenemos 8 mil 30 viviendas, que a estas viviendas se les estaría aplicando un programa Plan Techo”.

Por su parte, el ministro de transporte Oscar Mojica, expuso la evaluación de daños en infraestructura, carreteras, caminos y puentes.

A la fecha tenemos la necesidad de reposición de 68 puentes, la mayoría de ellos en las dos regiones principales afectadas y eso va a significar para nuestro país 113.57 millones de dólares”, indico.

Además se contabilizan 901 kilómetros de caminos de macadán afectados por el fenómeno natural, que representan una inversión de 11.27 millones de dólares. En 169 derrumbes, movimientos de tierra y caída de árboles, la afectación es de 1.44 millones de dólares; y el despeje de todo tipo de obstrucciones en las obras de drenaje significan 1.04 millones de dólares.

En cuanto a las afectaciones a la estructura de pavimento en las carreteras del país, el daño asciende a 8.13 millones de dólares.

Modelo de organización institucional y comunitario para defender la vida frente a desastres y calamidades

Los participantes en el evento virtual también conocieron de primera mano algunos detalles del modelo de organización institucional y comunitario que permitió salvaguardar la vida de los nicaragüenses que estuvieron expuestos a esta emergencia.

El doctor Guillermo González, del Sinapred, manifestó que este modelo se ha venido dinamizando y consolidando “en el desarrollo de lo que llamamos los ejercicios de preparación para la protección de la vida que comenzamos hace algunos años haciéndolos a nivel de los lugares más peligrosos, luego fuimos escalando a hacerlos en los municipios hasta que llegamos a partir del 2013 -2014 a lo que llamamos los 4 ejercicios nacionales”.

Esto se ha hecho con un enfoque multiamenazas de tal manera que atendiendo los distintos peligros que pueden haber en nuestra región, las comunidades, los municipios, los departamentos, hacen énfasis en sus ejercicios de cara a sus principales problemas”, resaltó.

Comentó que en el caso del Caribe, también se hacen dos ejercicios anuales que contribuyen a la preparación para que la población vaya consolidando sus mecanismos de protección de cara a fenómenos como los huracanes.

Logramos casi en 36 o 48 horas antes de que impactara el huracán en Nicaragua, la movilización de casi el 100% de aquellas comunidades que estaban en altísimo riesgo de que por vivir en casas, en viviendas extremadamente frágiles, se pusieran a salvaguarda”, detalló.

Además, precisó que se habilitaron más de 300 centros de seguridad de distintas categorías y antes del impacto del huracán se había transportado alimentos y avituallamientos a las zonas donde se preveía el impacto del huracán. Al rededor de 10 mil personas en todo el territorio estuvieron involucrados en el aseguramiento de la población para tenerla a resguardo en el momento más difícil de la emergencia, indicó González.

José Luis Solórzano, del Triángulo Minero, destacó el nivel de organización desde el barrio y la comunidad para que los ciudadanos estén claros de las amenazas que pueden tener en sus comunidades.

Comentó que se ejecutaron con éxito acciones preventivas, como la evacuación que se desarrolló en Las Minas y el Prinzapolka, donde las familias se trasladaron desde días antes hacia zonas seguras.

Resaltó la comunicación a nivel nacional, que permitió que se comenzaran a agilizar las acciones preventivas y la puesta en práctica de los planes familiares y comunitarios.

La compañera Guiomar Irías, del Inifom, expuso sobre el modelo de presencia directa en este tipo de emergencias.

Cuando estamos atendiendo la emergencia ya estamos en el barrio, en las comunidades, en los municipios organizados. No podemos improvisar a la hora de un fenómeno natural, un proceso organizativo. Nuestro modelo de presencia directa nos hace que actuemos de una manera mucho más efectiva y rápida”, aseguró.

Dijo que este modelo abarca el proceso de preparación, proceso de capacitación y un proceso permanente de monitoreo de todas las incidencias que se puedan presentar en cada uno de los territorios.

También manifestó que el modelo de solidaridad es una característica fundamental de nuestra respuesta y de nuestro sistema de prevención y atención a desastres.

En es sentido, destacó “todo un tendido territorial solidario de miles y miles de nicaragüenses que se activan ante la atención a las incidencias y las afectaciones que puedan tener las familias en un momento como este”.

Irías resaltó la labor de los promotores solidarios y la población organizada para realizar las visitas casa a casa, habilitación y atención de albergues, atención a adultos mayores, entre otros.

Y Yamil Zapata, desde la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua, también destacó la organización territorial en las comunidades indígenas los cual “permitió que pudiésemos dar una respuesta rápida”.

Comentó que los niveles de comunicación de instancias nacionales con los gobiernos territoriales, regionales y comunales, fueron importantes. “Sin esa organización tener estos resultados de cero muertos sería casi imposible”, indicó.

Ese nivel de organización a todos los niveles se ha puesto a prueba y realmente este modelo de nuestro buen gobierno estamos reafirmando como funciona con la buena conducción del comandante Daniel y la compañera Rosario”, aseguró.