El Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres (Sinapred) y el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), dieron a conocer el progreso del huracán ETA en las costas del Caribe nicaragüense informando que hasta las 6 de la mañana el reporte de monitoreo indicaba que tenía vientos de 230 kilómetros por hora y estaba al borde de tierra a 35 km al sureste de la ciudad de Bilwi.

El director de meteorología del Ineter, compañero Marcio Baca, expresó que esto significa que el ojo del huracán está iniciando a tocar tierra con categoría 4.

“La estación de Bilwi está reportando vientos de 111 kilómetros por hora y rachas de 166 kilómetros por hora sostenida ya en tierra”, dijo Baca.

Mencionó que a lo largo de este día continuará internándose en tierra y los vientos deberán ir poco a poco disminuyendo en la medida que vaya buscando Triángulo Minero, donde pasará como tormenta tropical, luego hacia el Norte de los departamentos de Jinotega y Nueva Segovia, que seguramente irá como depresión tropical. 

“Es importante decir que cuando el sistema esté totalmente en tierra va a continuar a retener su velocidad de traslación y va a iniciar un proceso de generación de precipitaciones a lo largo de su ruta”, afirmó el director de meteorología.

Por tanto, empezará a influir de manera directa sobre el resto del territorio nacional en términos de invertir el viento alisio e ingresará a soplar un viento desde el Pacífico, que ocasionará lluvias que podrían ir incrementando tanto espacialmente como en cantidades a lo largo de este día, mientras no abandone el territorio nacional el mediodía del miércoles.

Primer informe de Sinapred 

Por su parte, el ministro director del Sinapred, doctor Guillermo González, señaló que han recibido información de Bilwi, Prinzapolka y Triángulo Minero, que desde la medianoche han estado bajo el efecto de ráfagas de lluvias.

“Queremos decir que hay una buena cantidad de familias que escucharon con atención la recomendación de buscar zonas y sitios seguros”, dijo González.

Mencionó que en el primer reporte del Sinapred se informa que hay alrededor de 4 mil familias en distintos refugios, que son unas 20 mil personas, que se han refugiado en casas de familiares, iglesias y algunas infraestructuras de apoyo, y en los refugios que el Gobierno había preparado.

En ese sentido detalló que en Bilwi hay casi 10 mil personas, Prinzapolka algo similar, Siuna 77 familias (354 personas), Bonanza 96 familias (446 personas) y Rosita 154 familias (616 personas).

El monitoreo refleja información rápidamente de daños materiales como caída de postes, árboles, tendido eléctrico en algunas zonas, zinc desprendido volando por el aire, ríos empiezan a crecer como el Bambana, Zilamwá, Murciélago y al momento no se reporta daño humano.

El Sinapred continuará monitoreando y a medida que vaya avanzando el huracán inmediatamente hacer evaluación de daños que les permita rápidamente atender necesidades, por lo que mantienen activas las brigadas municipales de atención a las personas como primera responsabilidad, así como la restauración de servicios básicos y visitas a comunidades para ver los efectos del huracán.

“Una vez que vaya amainando los vientos, es asegurar, cuando las familias decidan regresar paulatinamente, también lo hagan tomando medidas de precaución, de seguridad”, dijo el doctor González.

Asimismo, el Ejército de Nicaragua a través de la Fuerza Naval mantendrá orientaciones que no salgan pescadores, pues los vientos continuarán fuertes y hay que mantener la seguridad.