En nombre del honorable Consejo Universitario, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), se otorgó este 2 de octubre, el título de “Doctor Honoris Causa en Educación” al profesor Orlando Pineda Flores.

En la ceremonia también se impuso símbolo (medalla) y entrega del título “Doctor Honoris Causa en Educación” al profesor Orlando Pineda, por parte de la rectora magnífica de la UNAN-Managua, y presidenta del Consejo Nacional de Universidades (CNU), maestra Ramona Rodríguez Pérez.

El magno evento se realizó en el Auditorio de los Rectores, de la UNAN-Managua.

La rectora Ramona Rodríguez expresó que la comunidad universitaria de la UNAN-Managua, “nos honramos con este reconocimiento y entrega de título honorífico: ‘Doctor Honoris Causa en Educación’, al profesor, al maestro Orlando Pineda Flores, quien se caracteriza por su alto compromiso con la educación para todos y todas y en todos los lugares de nuestra patria”. 

UNAN

Manifestó “Nos honramos con este homenaje, al maestro Pineda, porque con su labor constante ha sembrado humanismo, ciencia y consciencia y que continúa haciéndolo, gracias a su compromiso y entrega a las personas, a los seres humanos, a la patria, Nicaragua”.

La compañera Rodríguez hizo énfasis en el compromiso que tiene esa Alma Mater.

En este sentido, también nos hemos comprometido, las personas que hoy estamos al frente de la conducción de esta institución educativa,  la más grande del país, con presencia activa en sus 153 municipios y que continúa caracterizándose por su dinamismo, disposición al cambio y compromisos con los requerimientos de la población nicaragüense, le decimos, maestro Pineda, su pensamiento está vivo en la misión y visión de esta institución educativa que declara una formación científica, técnica, pero sobre todo, humana, en armonía con el entorno natural, con la Madre Tierra, con La Pachamama; estamos en la búsqueda del buen vivir; desde la academia, desde la universidad, debemos contribuir  a la construcción de un mundo más justo, equitativo y solidario; debemos aportar, desde nuestras formas de entender el mundo, a la comprensión de una realidad, siendo consciente de que la paz es el único camino para lograr la estabilidad y la sostenibilidad ambiental y humana”, hizo conciencia.

La rectora Rodríguez brindó palabras de aliento, de gratitud y elogios para el profesor Orlando Pineda.

 “Maestro Pineda, siéntase muy orgulloso, porque la semilla que usted ha sembrado, continuará dando frutos, pues tendremos mayor oportunidad de tenerlo en nuestra universidad, en nuestras aulas universitarias, porque a partir de hoy, será nuestro ‘Doctor Honoris Causa en Educación’; usted será siempre un gran ejemplo, de inspiración y motivación para quien asumimos y asumirán las responsabilidad en la formación de los jóvenes y adultos y estudiantes de esta Alma Mater, tanto, en sus recintos urbanos, como el Programa Universidad en el Campo”, se comprometió la rectora Rodríguez.

UNAN

Profesor de generaciones

La compañera Rodríguez destacó que el profesor Orlando Pineda es un referente de múltiples generaciones de universitarios y universitarias, por su alta sensibilidad humana, por su pensamiento y acción en beneficio del bienestar y desarrollo del pueblo de Nicaragua; es un líder social, un ejemplo a seguir, por su calidad humana, profesional y ciudadano comprometido con los intereses de su pueblo, con la Revolución.

“El profesor Pineda se ha entregado a la educación y especialmente, a la alfabetización, con una trayectoria de educador, de más de 50 años. En 1980, asumió la dirección de la Cruzada Nacional de Alfabetización, en El Rama, Nueva Guinea y Muelle de Los Bueyes; líder del operativo Carlos Fonseca Amador, para lograr la erradicación del analfabetismo en el departamento de Río San Juan, logrando reducirlo del 96 por ciento, al 3.77 por ciento. Es creador de la Asociación de Educación Popular Carlos Fonseca Amador, cuyo modelo educativo es la pedagogía del amor, con el objetivo de llevar a cabo un proyecto popular de alfabetización, que partiendo de la educación, trabaja de forma de integrar la educación, la salud, el medioambiente”, describió todo el aporte que ha hecho el maestro Pinera.

Valoró que el maestro Pinera ha dejado huellas, en todo el país, dirigiendo el programa de alfabetización, “Yo Sí Puedo”; en el período 2010-2020, ha encabezado la alfabetización y la continuidad educativa en los pueblos originarios de la Costa Caribe y lenguas originarias, incorporando a universitarios y universitarias, en esta loable misión.

Reconocimientos recibidos

La compañera rectora Ramona Rodríguez detalló todos los reconocimientos que ha recibido el maestro Orlando Pineda, a lo largo de su trayectoria.

  •        El maestro Orlando Pineda ha recibido más de 25 medallas, órdenes y reconocimientos.
  •        Hijo dilecto de Bonanza, en el pueblo que le vio nacer.
  •        Orden Calos Fonseca Amador.
  •        Orden José Benito Escobar, en oro.
  •        Orden José Benito Escobar, en cobre.
  •        Orden Ramírez Goyena.
  •        Orden Fernando Gordillo, entregada por el CUUN de la UNAN-León.
  •        Orden Independencia Cultural Rubén Darío.
  •        Premio internacional “Mestres 68”, Cataluña, España.
  •        Reconocimiento FONT Catalá.
  •        Doctor Honoris Causa, otorgado por la Universidad Nacional Agraria (UNA).
  •        Medalla 40 aniversario de la Cruzada Nacional de Alfabetización, otorgada por el Ministerio de Educación.
  •        Medalla Joven Promotor Solidario, otorgada por la Juventud Sandinista.
  •        Medalla de Honor en Oro, máxima distinción de la Asamblea Nacional de Nicaragua.
  •        Distinción Julio Buitrago Urroz, otorgada por UNEN (UNAN-Managua).

La maestra Ramona Rodríguez, entre las publicaciones del profesor Orlando Pineda, destacó los siguientes libros.

  •        Y se ensuciaron las manos.
  •        La montaña me enseñó a ser maestro.
  •        La pedagogía del amor.

UNAN

La mesa de honor

La mesa de honor, de la ceremonia de entrega del título “Doctor Honoris Causa en Educación” al profesor Orlando Pineda, estuvo integrada por las siguientes personalidades.

Apreciable rectora magnífica de la UNAN-Managua, y presidenta del Consejo Nacional de Universidades (CNU), maestra Ramona Rodríguez; estimado doctorando, profesor Orlando Pineda Flores (homenajeado); apreciado vicerrector general de la UNAN-Managua, maestro Jaime López; apreciado secretario general de la UNAN-Managua, doctor Luis Alfredo Lobato y el apreciado decano de la Facultad de Educación e Idiomas de la UNAN-Managua, maestro Alejandro Genet.

Profesor Orlando Pineda se mostró lleno de felicidad

El profesor Orlando Pineda brindó lección de investidura del título “Doctor Honoris Causa en Educación”, que le fue otorgado por la UNAN-Managua; así como su agradecimiento por la magna distinción.

En primer lugar, vamos a dar gracias a Dios, por este momento tan feliz que está atravesando este hombre, este maestro, que hace poquitos años, cumplió 75 años, y que como dice Genet (decano de la facultad de Educación e Idiomas), ‘todavía anda atravesando los mares de esta patria’; entonces todo esto, es gracias a nuestro Creador, imposible que alguien que tenga 75 años, todavía, la fuerza de Él, la que nos da, para seguir adelante y seguir con este compromiso, es un compromiso muy grande, muy fuerte”, expresó con los ojos llorosos, el profesor Orlando Pineda.

También dio las gracias a las personas que lo han acompañado en su misión, “esta tarde, en nombre de los compañeros, de todos esos muchachos, que han andado conmigo, quiero ser parte de su voz y en nombre de los compañeros y compañeras de la Asociación Carlos Fonseca Amador, de mi familia, agradecer, a usted rectora, vicerrector, Lobato y a todo el consejo de la UNAN-Managua, universidad, a quien yo también, quiero muchísimo”.

El profesor Pinera recordó. “Rectora (profesora Ramona Rodríguez) cuando usted tomó la medalla, que dice ‘Doctor Honoris Causa en Educación’, el cerebro mío, estaba en eso, pero también se me cruzaba por la mente, hace 38 años, yo estuve en el recinto número 12 (de la UNAN-Managua), 38 años, atrás, y ahí estaban cerca de 250 ó 300 muchachos y muchachas en sus últimos años de Ciencias de la Educación; el rector me había permitido hablarle, a esas muchachas que estaban en la universidad y que habían ido a la Cruzada Nacional de Alfabetización; entonces, les dije, muchachas, la patria nos necesita, hay un pueblo llamado Río San Juan, que la dictadura militar somocista, la dejó con un 96 por ciento de analfabetismo”.

El profesor Pineda agregó que solo necesitaba 35 muchachos para llevarlos a Río San Juan, pero se ofrecieron más de 530 muchachos y muchachas para ir a enseñarles a leer y escribir, a la población de esa zona.

“Sé que he recibido algunos premios en esta patria, pero el día de hoy, que te digan todo eso que ustedes dijeron, pero por muy fuerte y por muy terco que sea uno, le tocan el corazón; entre más fuerte y más terco sea el hombre o mujer, estas cosas, le hacen el corazón chiquito”, dijo emocionada el profesor Orlando Pineda, por la distinción recibida.

Se mostró orgullo de sus orígenes y aconsejó a las personas no afrentarse de su procedencia.

A mí me hubiese gustado rectora (Ramona Rodríguez), que usted hubiera dicho, el maestro Pineda nació en la Costa Atlántica de Nicaragua, en Mina Bonanza, en la calle del Olvido; hijo de una madre campesina y de un padre minero que murió tuberculoso y silicoso, explotado por la Neptune Gold Mining Company, por no saber leer, porque hay que estar claro que la conciencia no la encontrás en Miami, no la encontrás en Managua, ni en León; la conciencia la encontrás donde naciste y nunca debemos de afrentarnos de donde nacimos y que hijos somos; porque muchas veces negamos de donde somos y muchas veces nos afrentamos de nuestras propias india que nos parieron, y eso no puede ser; por eso soy hijo de un minero, con mucho orgullo, de un hombre que no sabía leer y creo que por eso he dedicado mi vida a ese tema del orar, del enseñar a leer, a hombres y mujeres, para que no pongan el dedo gordo, nunca manchado, porque eso es indigno”, reflexionó el profesor Orlando Pineda Flores.

UNAN