La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, destacó que este 24 de septiembre nuestro embajador ante el Organismo de Derechos Humano en Ginebra, condenó a nombre de nuestro gobierno y pueblo, enfáticamente la politización y la selectividad, es decir, la escogencia, de países específicos en algunos organismos de Naciones Unidas y particularmente en el Consejo de Derechos Humanos.

Dando lectura al documento presentado por nuestro embajador destacó que “como hemos denunciado reiteradamente, fundamenta sus llamados ‘reportes’ o ‘informes’, en la agenda mediática y los decires calumniosos y difamantes, de organismos que no representan la vida de los pueblos”.

Las presentaciones denigrantes, que ahí se hacen, la selectividad contra países en desarrollo es una práctica viciada que desacreditan al propio Consejo de Derechos Humanos, al trasladar, en este mundo ya suficientemente alterado por tanta mentira, este mundo suficientemente complejo, más incertidumbre e inestabilidad a los pueblos, tan necesitados de verdad, respeto y afirmación de nuestras culturas y de nuestra dignidad”.

Denunciamos y condenamos la repetición de ataques en una guerra ininterrumpida y cruel contra nuestros pueblos, y en particular contra Venezuela, Cuba y Nicaragua, en un patrón, un modelo y un diseño propios de intereses ajenos, delineados en las políticas injerencistas e intervencionistas de los imperios”.

Vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo

Cra. Rosario Murillo en comunicación con las familias nicaragüenses

Publicada por El 19 Digital en Jueves, 24 de septiembre de 2020

Exigimos a estos organismos que el mundo creó, como creó hace 75 Años la Organización de Naciones Unidas, para velar por el respeto a la Dignidad Humana, a la Seguridad, a la convivencia armoniosa, y a la Vida, les exigimos conductas coherentes con el Derecho Internacional, con los propósitos y principios de la misma Carta de la ONU. Exigimos que tomen en cuenta todas las perspectivas y todos los derechos, fortaleciendo Diálogo y Paz, en un mundo tan necesitado de armonía y resolución pacífica de cualquier conflicto. Entonces, como ahora, requerimos Instituciones serias, formales, fuertes, auténticamente comprometidas con las culturas, los modos de vida, y el propósito invariable de avanzar contra todas las formas de pobreza y opresión”.

En este 75 aniversario de la ONU, nuestras voces, como mujeres y varones de toda edad, como familias sencillas, genuinas, y de honestidad y dedicación al trabajo, deben ser escuchadas por una burocracia internacional que no puede seguir desconectada de la voluntad y las urgencias de los pueblos.

Los organismos de Naciones Unidas, necesarios, como siempre, no pueden continuar distorsionando, con ruidos politizados y con falsificaciones, las realidades cotidianas de las Familias que en todas partes luchamos por el derecho que tenemos a soñar, estudiar, trabajar contando con todas las garantías de la Carta de Humanidad, y sobre todo desde esas Naciones Unidas que están obligados a servir a los Pueblos y a garantizar, futuro, porvenir, en modelos de justicia social relevantes, funcionales y absolutamente indispensables”.

La compañera Rosario Murillo comentó que nuestro embajador, el compañero Carlos Morales, dio lectura en Ginebra a esta declaración de nuestro Gobierno, declaración en la que reclamamos lo que en justicia nos corresponde a los pueblos dignos y libres del mundo, ser escuchados, que nuestras voces cuenten y que esa manera burocrática de trabajar, ignorando las voces de los pueblos cese, porque no es la forma de vincularnos unos a otros como corresponde en este mundo, a partir de las verdades de cada uno de nuestros pueblos, de los reclamos justos de cada uno de nuestros pueblos, de nuestros países y sobre todo del indispensable derecho que debe respetarse a nuestros modelos culturales, sociales, nuestros propios modelos y avanzar contra la pobreza, avanzar contra la pandemia en estos tiempos del mundo, y vencer, porque la victoria contra la pobreza, la victoria en el enfrentamiento de la pandemia es el bienestar de los pueblos”.