La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua destacó este martes 22 de septiembre, que somos un pueblo orgulloso de nuestros héroes, de nuestro patrimonio natural y cultural, de nuestros magníficos tesoros humanos, de nuestra manera de ser y de vivir.

Añadió que somos un pueblo digno, grande creyente devoto, potente. Somos el pueblo de Rubén Darío, somos el pueblo de Zeledón, de Sandino y somos un pueblo amante de la paz, sabemos que aquí reina Jesús por siempre”.

Seguimos disfrutando nuestros paisajes, la concordia que tenemos y que agradecemos a Dios, nuestras bellezas, nuestra cultura local, queriéndonos cuidándonos en familia”, añadió.

Seguimos siendo Nicaragua bendita y siempre Libre, y vamos adelante, en insurrección de la esperanza, con puro corazón. ¡Que Linda, Linda es Nicaragua! ¡Bendita, bendita de nuestras almas, de nuestros corazones! Si hay una tierra en todo el continente hermosa y valiente esa es nuestra nación. Con amor todos juntos, vencemos y venceremos. Gran pueblo, grandes victorias”.

Vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, comunicación 22/9/2020

Cra. Rosario Murillo en comunicación con las familias nicaragüenses

Publicada por El 19 Digital en Martes, 22 de septiembre de 2020

Seguimos disfrutando nuestros paisajes, nuestras bellezas, nuestra cultura local de familia, de valores de familia, seguimos queriéndonos y cuidándonos, seguimos siendo Nicaragua, porque somos benditos, siempre libre, vamos adelante en insurrección de la esperanza. Vamos adelante con puro corazón”.

Vamos adelante siempre victoriosos hacia el 2021 año bicentenario. Patria libre, puro corazón. Somos el pueblo libre y digno de nuestra Nicaragua bendita".

Con amor y en concordia todos juntos vencemos. ¡Que Linda, Linda es Nicaragua! ¡Bendita, bendita de nuestras almas, de nuestros corazones! Si hay una tierra en todo el continente hermosa y valiente esa es nuestra nación. Vencemos, venceremos, como gran familia nicaragüense, con el amor en alto y con buen corazón, convocándonos todos los días a fortalecer la paz, a fortalecer el bien común y a crecer y avanzar en una cultura de encuentro, de reconciliación, que es la clave para la estabilidad y sobre todo en una cultura y en valores de familia, de devoción cristiana, de cumplimiento de los mandatos cristianos y de comunidad”, finalizó la compañera Rosario.