El inicio de los estudios de impacto para la construcción del Gran Canal de Nicaragua, ha generado expectativas positivas en el sector académico universitario, el cual, conociendo los detalles de la mega obra, se dispone a adecuar su oferta académica de cara a las necesidades que surgirán en la medida en que avance el proyecto.

Luego de participar en una exposición del Secretario de la Presidencia para Políticas Públicas, Paul Oquist, sobre el desarrollo del Canal, la rectora de la Universidad Católica (Unica), Michelle Rivas, explicó que los jóvenes universitarios deben conocer el proyecto, saber de qué se trata y cómo se van a beneficiar del mismo, para que ellos puedan tener una opinión crítica sobre él.

“Es una obligación de nosotros como instituciones de educación, nosotros tenemos que ser pertinentes en nuestra oferta académica, eso quiere decir que tenemos que ofertar aquellas carreras que el país necesite y donde nuestros jóvenes, una vez concluidos sus estudios, puedan conseguir trabajo”, comentó Rivas.

“Tenemos que ver que esto es un megaproyecto que va a dinamizar todas las carreras. Aquí vas a necesitar abogados, aquí vas a necesitar administradores, vas a necesitar ingenieros, arquitectos, de todo; entonces la cuestión es tratar de ser pertinentes, ver qué carreras tenemos que adecuar para que puedan dar respuesta a esas necesidades”, aseguró la rectora.

Por su parte, el doctor Hamlet Danilo García, docente de la facultad de relaciones internacionales de la UNICA, señaló que el proyecto es impresionante. “El Canal implica dos aeropuertos, puertos de aguas profundas y todos los nicaragüenses estamos entusiasmados con el proyecto”.

“La presentación de los técnicos y las personas que están involucradas es muy importante porque eso da confianza. Son personas muy serias reconocidas internacionalmente que están interesadas en el proyecto”, comentó.

A la exposición del doctor Paul Oquist sobre el Canal, asistió el ex presidente del Banco Central de Nicaragua, Noel Ramírez.

Ramírez dijo que de realizarse el proyecto, indudablemente, traerá beneficio para los nicaragüenses.

“Estamos hablando de un proyecto muy grande. Eso demandaría una enorme cantidad de recursos, eso generaría durante la construcción del proyecto una enorme demanda de mano de obra”, explicó.

“Nicaragua seria un lugar fundamental para el comercio internacional. Así como hemos visto que en Panamá ese proyecto trajo enormes ventajas, creo que para Nicaragua sería lo mismo y seria incluso un proyecto mucho más moderno que se estaría realizando en este momento”, admitió Ramírez.

“La expectativa mía es de que ojalá se haga y se haga bien, porque eso le va a traer enormes beneficios al pueblo nicaragüense”, agregó.