El departamento de Rivas, constituye un fiel testigo del sentimiento nacional que significó el ferrocarril del pacífico de Nicaragua. Fueron tantos años en los que también los sureños se transportaron por aquella línea de 31 kilómetros de extensión, que movilizaba sueños, esperanzas, trabajo diario, esfuerzo, y tanto más, desde San Jorge hasta San Juan del Sur, que se volvió parte de la historia de los rivenses.

Luis Olivares, Secretario de Patrimonio Histórico Cultural de la Alcaldía de San Juan del Sur, cuenta que la línea de 31 kilómetros de extensión, fue inaugurada en Marzo de 1929. Olivares recuerda que José María Moncada, Presidente de Nicaragua en ese entonces, permito colocar el último clavo, elaborado de oro, a los pequeños ciudadanos Carlos y Carolina Holmann Thompson.

“Se establecía de esa manera comunicación entre San Juan del Sur, puerto en el Pacífico, y San Jorge, puerto en el Lago de Nicaragua, donde atracaban el vapor Victoria y otras embarcaciones a cargo de la Empresa del Ferrocarril. Estas hacían la conexión con Granada. De esta manera quedaba incorporado al tráfico ferroviario nacional el segundo puerto de Nicaragua en el Pacífico, y único después de Corinto”, señaló.

El historiador Sanjuaneño señala que en San Juan del Sur, la estación ferroviaria estaba ubicada frente al restaurante brisas marinas, contiguo a lo que ahora es el Hotel “La Estación”, que era una plazoleta en donde los viajeros ponían sus maletas. En la otra esquina se encontraba el único hotel de categoría con una estructura moderna, este es el “Hotel Estrella”. Los rieles pasaban por su frente y desde la calle que viene del mercado se veía pasar los vagones que en letras grande decía Nicaragua, luego para dar vuelta llegaba hasta el muelle, o mejor dicho, recorría toda la calle costera.

Según el historiador, el ferrocarril llevaría a imprimirle un buen impulso al desarrollo económico del país puesto que toda la mercadería y el tráfico humano se desplazaba principalmente por tren durante buena parte del siglo XX. Este ramal, de 31 kilómetros vino a extender el total de kilómetros acumulados de vía ferroviaria para el año 1932, en 263 kilómetros.

Indicó igualmente, que el ferrocarril entre San Jorge y San Juan del Sur fue interrumpido y una vez levantada la línea férrea durante la administración del Dictador Luis Somoza Debayle, se construyó el puente que se encontraba en el estero, exactamente en donde está ubicado el nuevo puente colgante que une a la Comunidad La Talanquera. Con el centro de San Juan del Sur, el resto de la vía ferroviaria quedó siendo usada como camino traficado de tal manera que ahora la ciudad tiene 2 entradas.

Según los diarios de la época, hubo descontento popular cuando se cerró el Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua. Con esto se afectó igualmente el total de vías ferroviarias alcanzadas en años anteriores, disminuyendo a 347 kilómetros. Algunas personas mayores aún recuerdan con nostalgia como veían el tren retroceder en la torna mesa para regresarlo a San Jorge.

Olivares advierte que hoy en día, en el departamento de Rivas queda un sólo recuerdo de gran ferrocarril, y es el tanque en donde el mismo se abastecía de agua en la comunidad Nacascolo.

Por su parte Néstor Gómez, de la oficina de Comunicación y Ciudadanía de la comuna sanjuaneña, anuncia que se ha proyectado la construcción de un parque temático en el sitio de ubicación del tanque, con el objetivo de rescatar la historia de este medio de movilización de mucha importancia en los primeros 50 años del siglo XX para todo el departamento de Rivas.