Se inauguraron 4 Kilómetros de camino en la Comunidad de La Ceiba, Boca de Cantaro ubicada al este del municipio de León. Esta reparación fue impulsada por el Gobierno Sandinista de esa municipalidad, abrió una brecha para la producción y salud, complementando beneficios a más 80 familias de esa comarca.

La obra también restituyó el derecho de caminos en bunas condiciones a pobladores del Mojón Sur 2. En total, fueron invertidos 2 millones de Córdobas, provenientes del Fondo de Mantenimiento Vial (FOMAV), le gobierno central y la municipalidad, dividiéndose en partes iguales.

Según la Alcaldesa en Funciones de León, Guissela Lacayo, ese sector había estado muchos años sin condiciones para la entrada y salidas hacia la ciudad de León. “Hemos logrado reparar este camino con recursos y financiamientos, vimos la necesidad que tenía esta gente así que nos pusimos a trabajar. Esta Comunidad es bastante poblada, cada familia tiene 6 o 7 personas, vamos a seguir trabajando en otros caminos que serán mejorados y en lo que va del año se ha mejorada alrededor de unos 12 Kilómetros”, aseveró Lacayo.

Mariana Madariaga, Habitante del Sector Boca de Cántaro, aseguró que gracias al Gobierno y al modelo Cristiano, Socialista y Solidario de la Alcaldía, pudieron restaurar el camino, que había sido una demanda histórica en el sector. “Teníamos el problema del que al causar las lluvias, se hacían grandes zanjas y no se podía transitar ni en bicicleta y la señoras que pasaban por ahí se fregaban los pies. Ahora las brigadas de Salud pueden entrar sin problemas, nos ha beneficiado mucho porque podemos pasar normalmente”, manifestó Madariaga.

Ana Chevez, de 48 años, Habitante de ese Sector, manifestó sentirse alegre por la obra de progreso. “Antes no podíamos salir, era un problema con la cosecha y ahora sí, porque ya puede venir un vehículo, antes pedíamos ayuda y nadie nos componía”, reiteró Chevez.

De esa misma manera, Azucena Munguía, protagonista de la restitución de sus derechos, recordó que con el estado anterior de la vía de tránsito, ningún comerciante podía llegar a su localidad a vender productos. “Ahora entran hasta aquí, la camioneta vende pan, sacamos la cosecha bien, por eso nos sentimos bien alegres porque el camino esta parejo”, afirmó con gran emoción.