Una familia humilde del municipio de León, ubicada actualmente en la Comarca Carlos Canales, en la carretera que conduce a Poneloya, fue restituida de su derecho de habitar en un hogar digno, en el marco de la estrategia Vivir Bonito, Vivir Bien.

La familia que fue afectada por las lluvias, de este invierno, recibió el apoyo de las autoridades locales y de Juventud Sandinista. El Centro de Mejoramiento Genético y Banco de Semillas Forestales (INAFOR), apoyó con 5 trabajadores, madera, techo y plástico. La municipalidad ayudó con el terreno en donde a ahora están ubicados. Promotoría Solidaria y Juventud Sandinista colaboraron con obra manual.

Margarita Santana, Coordinadora del Comité Municipal para Desastres (COMUPRED), señaló que el Gobierno está preocupado en salvar la vida. “Nosotros vimos la necesidad de esa familia, se vio las condiciones que ellos podían ser arrastrados por las corrientes y nos pusimos a trabajar para ver que hacer”, señaló Santana.

María Auxiliadora Sequeira, protagonista de la restitución de sus derechos, expresó su felicidad y agradecimiento por la asistencia recibida. “Me siento bien agradecida con el Gobierno Sandinista, aunque me siento un poco triste por haber dejado a mis vecinos”, afirmó Sequeira, que es madre de cinco hijos.

La familia vivía antes en el Barrio Maritza López, en la cual su condición no era estable. Los niños de María Sequeira se sienten muy contentos por estar en un lugar muy seguro, considerando en el que estaban antes y se comprometieron junto a su mamá, poner en practica su responsabilidad social compartida, dando buen uso de su nuevo espacio habitacional.