Las consultas sobre el nuevo Código Procesal Civil que sustituirá al antiguo Código de Procedimiento Civil, que ya cumplió más de cien años de vigencia, continuaron en el seno de la Asamblea Nacional con la participación de instancias de gobierno, sectores civiles, asociaciones y gremios.

La diputada Irma Dávila, aseguró que el proceso de consulta ha sido un éxito y destacó la apertura de la Asamblea Nacional para que los nicaragüenses que trabajan en el tema de la justicia civil, participen en el proceso de creación de la ley.

Según Dávila, el nuevo Código facilita el acceso a la justicia a los sectores más vulnerables. “Reduce costos, hay más procedimientos sencillos, hay más transparencia. Se deja en este procedimiento la mediación que es importante para evitar los conflictos y que se puedan resolver antes de ir a un juicio”, explicó.

“Vemos que la gente está aportando alrededor del domicilio para evitar que se den abusos como se estaban dando anteriormente. Entonces es un código que trae muchas novedades en cuanto a la participación de la defensoría pública para los que nos tienen recursos”, agregó.

Dávila también señaló que “los aportes que se dan, durante las consultas, van a enriquecer este proyecto que está en la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos para entregarle a la población un Código Procesal Civil que responda a las necesidades y que responda a la realidad de nuestro país”.

Por su parte la Magistrada Ligia Molina, que participó en la consulta, dijo que en la medida en que una ley recibe más aportes de la población, “mayor es su grado de legitimación”.

“Ya este proyecto de Código era necesario que lo cambiáramos. El código de procedimiento civil actual ya tiene más de 100 años y ya no responde a las expectativas ni a las necesidades de este momento histórico”, explicó la Magistrada.

Agregó que los abogados son los más interesados en aportar “para tener un buen instrumento” jurídico.