Ante la ola de críticas, Microsoft decidió eliminar las políticas de conexión obligatoria a internet y la restricción de intercambio de videojuegos para su consola Xbox One.

Mediante su blog oficial, la empresa de Redmond, Washington informó que con las nuevas políticas los usuarios de Xbox One ya no requerirán conectarse a internet para utilizar sus videojuegos.

Hay que recordar que en la pasada E3, Microsoft anunció que Xbox One requería que el “gamer” se conectará a la red al menos una vez al día.

"No se requiere una conexión cada 24 horas, te podrás llevar tu Xbox a cualquier lugar que desees y jugar de la misma manera que en Xbox 360", publicó Don Mattrick, presidente de la división de Entretenimiento Interactivo de Microsoft.

Otra modificación, que a todas luces se hace para competir contra PS4, es la eliminación de restricciones al uso e intercambio de títulos entre los usuarios.

"No habrá limitaciones para el uso y el intercambio de juegos, funcionarán como lo hacen hoy en Xbox 360", escribió Mattrick.

El ejecutivo explicó que los cambios a las políticas se deben a las quejas por parte de los usuarios.