En el barrio Anexo a San Isidro fue entregada la vivienda digna número 318 que construye el gobierno de Nicaragua con el apoyo de Taiwán a las familias vulnerables de la capital.

En esta nueva entrega resultó beneficiada Rosa Yessenia Sánchez quien recibió de manos de la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda y el embajador de Taiwán, Jaime Chin Mu Wu las llaves de su vivienda.

En este barrio se han entregado 28 viviendas dignas a lo largo de los años.

alma6

Rosa Yessenia Sánchez siempre recordará este día con mucho cariño, puesto que sus cuatro hijos tienen un lugar seguro donde dormir y donde protegerse de las lluvias con la llegada del invierno.

Me siento bendecida porque Dios me ha dado esta gran casa. Agradezco al presidente Daniel y a Rosario Murillo. Tengo diecisiete años de vivir acá y la había construido con tigüilote y el zinc e había dañado tanto que estaba a punto de colapsar”.

La lluvia no era algo que nos daba tranquilidad, no la disfrutábamos. El techo con la lluvia y el viento se subía y bajaba, pero nunca perdí las esperanzas sé que por Dios tengo hoy mi casa”, relató la feliz madre de familia.

alma6

El embajador de Taiwán, Jaime Chin Mu Wu, expresó que se sienten satisfechos al ver cómo se benefician a familias de sectores vulnerables.

Hoy una familia más se ha visto beneficiada con este proyecto de casas dignas que representa un compromiso hecho realidad de parte del gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, también representa los esfuerzos de la alcaldía por mejorar las condiciones de vivir para los pobladores en los barrios y representa la solidaridad del gobierno y pueblo de Taiwán que siempre se solidariza con el pueblo y gobierno de Nicaragua”.

Finalmente, la alcaldesa de los capitalinos afirmó que el gobierno sandinista está destinando grandes esfuerzos para llevar bienestar a las familias nicaragüenses.

Hay un tejido humano al servicio de la población y como dice la palabra de Dios, las manos que dan nunca están vacías y es por eso que nosotros agradecemos el acompañamiento de nuestro amigo embajador Jaime Chin Mu Wu”, concluyó.

alma6