El presidente de México, Enrique Peña Nieto, manifestó este miércoles que no recibirá al excandidato presidencial antichavista Henrique Capriles, quien ha anunciado un viaje por varios países latinoamericanos, como parte de la agenda de la derecha venezolana de desconocer al Gobierno constitucional de Venezuela.

"No, no lo habré de recibir porque el gobierno de México ha reconocido al gobierno formado en Venezuela”, dijo Peña al ser interrogado al respecto, tras una conferencia en el centro de estudios internacionales Chatham House de Londres, Inglaterra.

Añadió que "esta es la condición de mi gobierno de actuar con absoluto respeto a las definiciones internas que tengan otros países”.

El mandatario mexicano se pronunció de esta manera un día después que Capriles, quien se ha negado a reconocer los resultados de las elecciones del 14 de abril y promovió actos de violencia que dejaron como saldo 11 revolucionarios asesinados, anunciara un viaje por Perú, Brasil, Chile y “muy probablemente México”.

A la negativa de Peña Nieto de recibir a Capriles se le suma el rechazo recibido, hace algunas semanas, por las autoridades ecuatorianas que señalaron al candidato perdedor de "golpista". Igualmente, hay que recordar que cuando Capriles estuvo en Bogotá para reunirse con Juan Manuel Santos había anunciado que iría después a Perú, presuntamente para reunirse con el presidente Ollanta Humala, pero esa agenda nunca se concretó.

Lo que parece indicar el gesto de Peña Nieto es que el candidato perdedor tiene severas dificultades para desarrollar en el exterior, especialmente en América Latina y en Europa, la campaña desestabilizadora que inició aquí el mismo 14 de abril bajo la premisa de que el gobierno del presidente Maduro implosionaría, entre otras razones por presión internacional.

Después de las elecciones presidenciales, algunos dirigentes de la derecha venezolana han tenido intervenciones aisladas en el exterior para promover la desestabilización contra el Gobierno venezolano.