Cuba presentó este lunes ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) un proyecto de resolución que refrenda el derecho inalienable de Puerto Rico a la libre autodeterminación e independencia, al tiempo que Nicaragua demandó al Gobierno de Estados Unidos asumir su responsabilidad en el proceso de descolonización puertorriqueño.

El representante de Cuba ante la ONU, Rodolfo Reyes, puso la propuesta a consideración de los 29 países miembros del comité de descolonización de la ONU, y recordó que ese derecho de los puertorriqueños ha sido reconocido desde 1972 en 31 resoluciones y decisiones adoptadas por la instancia internacional.

Reyes lamentó el poco avance para una solución definitiva a la situación colonial y para que los boricuas puedan determinar libremente su condición política y realizar sus sueños políticos, económicos, sociales y culturales.

Subrayó que los largos años de dominio colonial no han sido suficientes para arrebatar a ese pueblo su cultura, identidad y sentimientos nacionales. "Ello demuestra la inclaudicable vocación de independencia arraigada en ese hermano pueblo".

El diplomático cubano destacó que el texto presentado reitera a Puerto Rico como una nación latinoamericana y caribeña, con su propia e inconfundible identidad nacional que los puertorriqueños han sabido mantener a pesar del largo proceso colonizador.

El documento insta al Gobierno de Estados Unidos a que asuma su responsabilidad y propicie un proceso que permita al pueblo de Puerto Rico ejercer su derecho inalienable a la autodeterminación, e introduce como nuevo elemento el pronunciamiento mayoritario de la población, realizado el pasado 6 de noviembre, en rechazo a la actual condición de subordinación política.

Destacó la convocatoria para que Estados Unidos concluya la devolución de toda la tierra ocupada, incluidas las instalaciones de Vieques y Ceiba.

Denunció las acciones violentas en contra de luchadores independentistas puertorriqueños y exhortó al presidente estadounidense poner en libertad a los presos políticos Oscar López Rivera y Norberto González Claudio, quienes cumplen condenas por luchar en pro de la independencia de Puerto Rico.

Refirió pronunciamientos de apoyo a Puerto Rico como la Declaración de la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) -que ratificó el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico-, así como una Declaración del Consejo de la Internacional Socialista y el Documento Final de la XVI Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados.

A su turno, la representante de Nicaragua, María Rubiales de Chamorro, afirmó que "no podemos seguir hablando de Nuestra América sin incluir a Puerto Rico como parte integral de ella", y estimó que nadie podrá impedir que llegue el día en que el país caribeño se siente junto a los miembros de la región a la cual pertenece, como parte de la Celac y de la ONU.

La diplomática apuntó que en la Tercera Década para la Erradicación del Colonialismo (2011-2020) la Asamblea General tiene pendiente la cuestión de Puerto Rico, de conformidad con la resolución 1514, y recodó que el próximo 25 de julio se cumplirán 105 años de la intervención colonial estadounidense contra ese país.

Rubiales de Chamorro también exigió la inmediata liberación de los prisioneros políticos puertorriqueños.