El proyecto del gran canal interoceánico por Nicaragua, hoy nos plantea el relevo de estafeta que nos entregan miles de hombres y mujeres que han luchado por más de 500 años en esta Nicaragua Libre y Bendita. Lucha histórica por la liberación, el desarrollo social y económico, la justicia y la paz; todos ellos nuestros héroes y mártires, desde el Cacique Diriangén, Andrés Castro, Benjamin Zeledón, el General Sandino, Rigoberto López Pérez, el Comandante Carlos Fonseca, el Comandante Tomás Borge y centares de miles de hombres y mujeres que se han inmortalizado en la construcción de la Revolución. Hoy se está marchando la angustia por la puerta del fondo que han de cerrar, por siempre, las manos de hombres NUEVOS, agregaría yo.

Tratando de expresar el sentimiento que genera este acontecimiento para nuestra generación y, que gracias a Dios, nos permite vivirlo, sólo podemos decir que es como si estuviéramos corriendo en una pista olímpica de la vida y ahorita tocara hacer un relevo de estafeta. Este canal interoceánico marca sin duda un antes y un después; todas las generaciones que han luchado por más de quinientos años, hoy nos están entregando la estafeta para continuar cambiando Nicaragua. Este es un relevo distinto al de todos los tiempos pasados, un relevo que tenemos la dicha de correrlo por una pista construida, llena de mística, valores, esfuerzo, luchas, esperanza, reconciliación, armonía, paz, dignidad, en fin un PUEBLO EN MARCHA.

Jamás habríamos podido imaginar semejante momento para Nicaragua, por lo menos no lo imaginamos tan pronto; hoy muchos jóvenes que vienen luchando desde hace mucho tiempo en el Frente Sandinista, son quienes están viendo junto a nuevas generaciones de jóvenes los milagros de la vida futura. Entre estos jóvenes, uno de ellos, el más audaz y extraordinario futurista, el Comandante Daniel, quien hoy invita a todos los jóvenes a tomar la estafeta, a recibir los nuevos desafíos, a descifrar el horizonte y a perder el miedo por la vida nueva; vida que aún no conocemos, pero que sabemos está llena de oportunidades y proezas por hacer, al igual que lo hicieron otros jóvenes en la primera etapa de la Revolución.

Se trata de ir evolucionando en el mismo momento que se van produciendo los cambios, ya no podemos esperar los próximos 500 años; es ahora o nunca, agarrar la batuta ya!

Pero claro, también esto con mucha responsabilidad, sobriedad y lo más importante que nos ha dicho nuestro Comandante Daniel: todas las nuevas generaciones, las presentes y las futuras debemos de fortalecernos y construirnos desde el conocimiento, con estudio, tecnificándonos, profesionalizándonos, con trabajo, inteligencia, audacia; haciendo nuestras todas las ciencias y por supuesto acompañándonos de toda la sabia y mística Revolucionaria de nuestro pueblo.

Vamos adelante! De milagro en milagro. Cómo negar tanta bendición y prodigio, hoy y mañana podremos conquistar y hacer realidad todo los sueños. Desde la JUVENTUD debemos hacernos cargo de continuar corriendo por estas pistas de prosperidad, de victorias, justicia y REVOLUCIÓN.


…Llegó el día de alcanzar la tierra prometida…

Comandante Daniel Ortega Saavedra


Aarón Josue Peralta Obregón
Joven Militante Juventud Sandinista 19 de Julio