“Nosotros tenemos argumentos que tienen que ver con nuestra realidad, que nos dicen que no tienen sentido la despenalización (de las drogas). Despenalizar las drogas sería como decir: Estamos derrotados”, señaló el mandatario nicaragüense durante el acto de entrega de la memoria anual del Ejército de Nicaragua.

Para Daniel legalizar las drogas “sería legalizar un crimen”.

“Promover el consumo de drogas, facilitar el consumo de drogas es un acto criminal”, sostuvo Daniel.

Nicaragua está derrotando al narcotráfico

El mandatario indicó que en la reunión de presidentes de Centroamérica programada para este fin de semana, el presidente de Guatemala ha solicitado que previo al encuentro se conozca la opinión de algunos expertos acerca del tema. A esta reunión, Nicaragua enviará, según dijo, una delegación, pero que la posición del país es invariable en cuanto a no despenalizar las drogas.

“Si un país no puede dudar en decir NO a la despenalización es Nicaragua, porque aquí el pueblo con el Ejército, con la Policía le está dando la pelea al narcotráfico y el crimen organizado y lo está derrotando”, subrayó.

“Nosotros frente al narcotráfico y el crimen organizado ni nos vendemos ni nos rendimos”, dijo Daniel, recordando la frase del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino.

El presidente nicaragüense manifestó que nuestro país ha sido exitoso en el combate al narcotráfico, a pesar de contar con menos recursos que los que cuentan otros países.

“Estaba leyendo unos informes de organismos especializados donde destacan con gran sorpresa que Nicaragua -que tiene un Ejército bien pequeño en cuento a su número y una Policía en cuento a su número en relación con otros países- sus capacidades demostradas en el combate al narcotráfico y el crimen organizado  son relevantes y con resultados mucho mayores en términos positivos que los que obtienen otras instituciones armadas que tienen muchos más componentes y tienen mucho más recursos”, indicó.

Para Daniel el secreto de estos resultados es la estrecha relación que han tenido las fuerzas armadas con las familias nicaragüenses.

Estrategia no solo de represión sino de prevención

Daniel recordó que el pasado 6 de marzo en un encuentro de presidentes centroamericanos en Tegucipalpa, Honduras –que coincidió también con una reunión con el vicemandantario estadounidense Joseph Biden- se abordó la necesidad de establecer una agenda de trabajo a partir de la estrategia de seguridad que se aprobó en Guatemala el 22 de junio pasado, la cual, explicó, es una estrategia integral que se discutió con la Comunidad Internacional.

“Estaba toda la comunidad internacional presente. Se aprobó la estrategia y se aprobó un fondo para desarrollar y ejecutar esa estrategia”, indicó, subrayando que en la reunión de este próximo fin de semana en Guatemala, el primer tema que tienen que abordar los presidentes es precisamente ese compromiso de la Comunidad Internacional.

Dijo que en esa estrategia están presentes los componentes que tienen que ver con el fortalecimiento tanto del Ejército como de la Policía, así como también los proyectos de impacto social, ya que este no es un problema que se combate solamente con la represión sino también con la prevención.

Centroamericanos no son ni productores ni consumidores

El presidente de Nicaragua recordó que Centroamérica es víctima de los consumidores que están en Estados Unidos y Canadá, así como también de los grandes productores que están en el Sur.

“Nosotros los centroamericanos ni somos productores ni somos consumidores, simplemente somos víctimas del tránsito (de la droga)”, aseguró.

Daniel indicó que Centroamérica a través del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) ya ha presentado una gran cantidad de proyectos para el combate al narcotráfico y el crimen organizado. Estos proyectos, según dijo, suman 320 millones de dólares, aunque el fondo a crearse anda arriba de los 1 mil millones de dólares.

De los 320 millones necesarios para poner en marcha los proyectos, señaló que hay apenas 70 millones por lo que faltarían 230 millones, de tal manera que en Guatemala se discutirá la necesidad de que la Comunidad Internacional cumpla con el compromiso de desembolsar estos fondos.