Con la presencia de las madres de cada uno de los Héroes y Mártires de la Colina 110, la comunidad del barrio Villa Libertad y aledaños, conmemoraron el 34 aniversario de esta gesta histórica en la que muchos jóvenes, mujeres y hombres resistieron con coraje la agresión de la genocida Guardia Nacional.

Esta gesta como muchas otras acontecidas en el mes de junio de 1979, se convirtieron en fundamentales para la histórica insurrección que llevó al triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de julio de ese mismo año.

Previo al acto central, miembros de la Juventud Sandinista 19 de Julio, realizaron una marcha desde el colegio Douglas Sequeira en la Colonia Primero de Mayo, hasta el colegio Villa Venezuela, sitio donde inauguraron varios murales dedicados a la estrategia nacional de “Vivir Bonito, Vivir Bien”.

Posteriormente los jóvenes se dirigieron a la Colina 110, lugar donde descansan los 22 compañeros guerrilleros que murieron producto del ataque somocista un 13 de junio de 1979.

Ahí junto a los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida, inauguraron la calle “Comandante Hugo Chávez Frías” junto con el embajador de Venezuela José Javier Arrúe, quien también acompañó a depositar una ofrenda floral a los héroes y mártires.

Este domingo la comunidad de Villa Libertad protagonizó una jornada de Solidaridad, Paz y Hermandad, recordando una de las batallas más heroicas de jóvenes sandinistas que luchaban por la Nicaragua que ahora está dirigiendo el Comandante Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Y esta zona histórica de Managua estaban sobrevivientes de la Colina 110, también estaban las madres de Héroes y Mártires, la Juventud Sandinista 19 de Julio y artistas del canto, el baile y de la fonomimica, que con su arte quisieron rendir homenaje.

Cesar Téllez, sobreviviente de esta gesta y hermano de Omar Téllez, uno de los jóvenes asesinados, asegura que ese día lo tiene muy presente, como si fuese ayer.

“Yo siempre recuerdo hace 34 años como si fuera hoy la Guardia Somocista, como penetró, como masacró a nuestros hermanos, pero hoy por hoy podemos decir que esa sangre no fue en vano. Hoy nuestros hermanos renacen en estos lirios de libertad”, refirió Téllez.

Relató que ese 13 de junio de 1979 la Guardia Nacional ejecutó una operación a gran escala, en la que realizó ataque por infantería y aérea, quedando atrapados en una especie de anillo que resultó mortal para los jóvenes sandinistas.

Otro sobreviviente que llegó a recordar su épica batalla fue conocido como Válvula Quemada, que a pesar de su pequeño tamaño tomó una escope y mató de un solo tiro a 4 guardias, lo que permitió a sus compañeros a escapar del ataque somocista.

“Cuando la guardia entra muchos estamos afuera (en la colina) porque estas cerro era pura piedra cantera, pero como yo estaba con el arma de mayor de calibre me quedé rifándome con la guardia y los otros compañeros que quedamos vivos fue porque yo les cubrí la retaguardia”, cuenta Válvula que se le humedecen los ojos al recordar que muchos de sus compañeros fueron enterrados vivos por la pala mecánica que llevó la guardia.

Los pobladores del distrito 7 participaron del acto político cultural, colocando ofrendas florales en el “Monumento a los caídos”, donde se encuentran las 22 tumbas de los compañeros y compañeras asesinadas por la Guardia de Somoza.

Doña Berta Molina madre de Marco Molina, dijo que el día de la muerte de su hijo fue un día muy triste, pero 34 años después se siente muy alegre porque la lucha de su muchacho no fue en balde, ya que los pobres están viviendo mejores.

“Siento aún la muerte de mi hijo, pero valió la pena porque el comandante Daniel y Rosario están haciendo lo mejor y el señor les debe dar inteligencia para que sigan ayudando a los pobres”, dijo doña Berta.

El embajador Arrúe que participó como invitado de honor, resaltó que la juventud ha sido la protagonista de los procesos de cambio que en las revoluciones progresistas, tal y como ocurrió con la liderada por el FSLN.