Varias replicas, al menos unas quince, de magnitudes entre 5,1 y 1,9, sacudieron el Pacífico de Nicaragua, después de un fuerte sismo de 6,3 que se registró el sábado en esa misma zona, con saldo de un muerto por paro cardíaco y algunos daños menores en infraestructuras.

El último temblor registrado hoy fue a las 11.07 hora local, tuvo una magnitud de 2,5 Richter, y se originó en el Pacífico de Nicaragua en la misma zona donde el sábado se produjo el fuerte sismo.

Los temblores se originan en el mismo punto de ruptura del sismo, en la zona de subducción, que es la línea de choque entre las placas Coco y Caribe, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

De acuerdo con los registros del Ineter, la mayoría de esas réplicas se produjeron en el mismo punto de ruptura del sismo de 6,6, mientras que cinco se encuentran en zonas cercanas, entre Masachapa y Corinto, en el Océano Pacífico.

El Ineter recomendó a la población seguir las instrucciones que las autoridades estarían indicando si ocurre un evento catastrófico.

El Instituto no descartó que continúen las réplicas, ya que ahí se presenta el 80 % de sismos que ocurren en Nicaragua.

Nicaragua es el único país que cuenta con un sistema de alerta ante tsunamis en todas sus costas del Pacífico.

El mismo fue puesto a prueba en un simulacro masivo realizado el 29 de mayo pasado, que involucró a 25.000 personas.