Una mujer que vive junto a su hija y sus dos nietos, ambas vendedoras por cuenta propia, recibieron la bendición de tener una casa digna que les permitirá vivir en mejores condiciones a las que tenían hace apenas un par de semanas.

Doña Flor de María Lazo Osorio de 52 años, vende buñuelos de lunes a sábado -y los domingos sopa de res- a los vecinos del barrio El Galope del Distrito VI de Managua. Su hija también le ayuda a la manutención del hogar vendiendo productos cosméticos.

Durante mucho tiempo vivieron en condiciones muy difíciles, su hogar prácticamente se caía a pedazos y las noches de invierno eran una pesadilla cada vez que llovía.

ALMA2

Tal situación es cosa del pasado en este Julio Victorioso para doña Flor de María, porque gracias a la voluntad del Gobierno Sandinista, de la Alcaldía de Managua y el apoyo solidario del pueblo y gobierno de Taiwán, ahora podrá dormir tranquila y no tendrá la zozobra de que su hogar se inunde con cada lluvia.

Nunca perdí la esperanza, a pesar que en otros barrios se estaban inaugurando viviendas dignas no perdí la fe, esperé mucho, pero esa espera valió la pena. Gracias a mi comandante Daniel estoy alegre, muy feliz porque ahora en día que sé voy a dormir bien y tranquila, ni mis nietos, ni mi hija ni yo nos vamos a mojar a como nos mojábamos antes”, confesó doña Flor.

Relató que hace un mes le dieron la noticia que le construirían su casita, algo que la llenó de alegría y lo primero que hizo fue dar gracias a Dios y al gobierno por hacer realidad su sueño.

ALMA2

Seguimos de fiesta y nuestro gobierno sigue mejorando condiciones de vida a través de estas estrategias, a través de estas alianzas y todas estas articulaciones de amor y cariño entre estos dos pueblos hermanos como Taiwán y Nicaragua que han solucionado problemas grandísimos que tenían las familias en vulnerabilidad”, señaló la alcaldesa Reyna Rueda que entregó junto al embajador de Taiwán Jaime Chin-Mu Wu, las llaves de la vivienda número 302 a doña Flor de María.

En cada entrega de vivienda se vive una verdadera fiesta porque tanto la protagonista de este programa como los vecinos, se llevan de felicidad al saber que otra familiar del barrio mejora sus condiciones de vida, algo que satisface mucho al embajador Chin-Mu Wu.

Estamos muy contentos de ver que una familia más se ha beneficiado de este proyecto de amor con la casa digna la que viene a cambiar sus vidas, comienzan una nueva etapa para la familia y por eso nos sentimos muy contentos y satisfechos de ver nuestro apoyo de la cooperación que llega directamente al pueblo, a la población”, dijo el embajador de Taiwán.

ALMA2

ALMA2