El candidato de consenso de las fuerzas reformistas moderadas, Hasan Rohani, ha ganado las elecciones presidenciales en Irán en la primera vuelta. A su favor se expresó un 53% de los votantes.

Las comisiones electorales ya han finalizado el escrutinio en todos los colegios del país. Las autoridades destacan el alto índice de participación, alrededor del 80%.

El vencedor es un clérigo chiita que trabajó entre 1982 y 1988 en el Consejo Superior de Defensa y desde 1989 en el Consejo Superior de Seguridad Nacional. Últimamente se ha desempeñado como representante del líder supremo de Irán en esta última institución.

El alcalde de Teherán y ex jefe de las Fuerzas de Seguridad iraníes, Mohammad Baqer Galibaf, quedó segundo en el escrutinio. Cerca del 16% de los votantes optaron por él.

Más de 40 millones de personas ejercieron su derecho al voto, entre ellos cerca de 1,6 millones de jóvenes que depositaron su papeleta por primera vez. Concurrieron finalmente seis candidatos, aprobados previamente por el Consejo de Guardianes de la Revolución Islámica.