La población del Territorio Indígena del Régimen Especial del Alto Wangki, en la zona del Río Coco, Jinotega, junto al personal de salud inauguraron este primero de julio el mejoramiento de Puesto de Salud San Andrés de Bocay, con el apoyo solidario del hermano pueblo y Gobierno de Taiwán.

En la obra se invirtió casi 300 mil córdobas y beneficiará a más de 18 mil habitantes de esta zona alejada del país, los que ahora ven restituido su derecho a la salud en condiciones dignas y con humanismo.

Miembros de la red comunitaria y jóvenes, junto al personal de salud cortaron la cinta de la unidad de salud remodelada y que evidencia la prioridad del Gobierno por acercar la salud hasta el último rincón del país.

san andres

María Urbina Molina, procedente de la comunidad Tasalagni, en nombre de la comunidad agradeció por el apoyo del Gobierno de China-Taiwán y por la preocupación del Presidente Daniel Ortega y a la Compañera Rosario Murillo por la salud de los más pobres.

Médicos, enfermeras y personal administrativo de esta unidad de salud, dijeron sentirse muy emocionados porque cuentan con mejores condiciones para atender a la población con calidad y cariño.