INTERVENCIÓN DEL EMBAJADOR LUIS ALVARADO EN LA SESIÓN VIRTUAL CONJUNTA DEL CONSEJO PERMANENTE Y EL CONSEJO INTERAMERICANO PARA EL DESARROLLO INTEGRAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS SOBRE LA “CREACION DE RESILENCIA TRAS LA PANDEMIA DEL COVID-19”  REALIZADA EL 17 DE JUNIO DE 2020

Muchas Gracias Señor Presidente

Extendemos un cordial saludo a los distinguidos Representantes Permanentes, Observadores y Panelistas Invitados a este evento y tomamos debida nota de sus presentaciones.

Vivimos actualmente en un mundo donde la perspectiva mundial del desarrollo y el crecimiento económico se ha visto frenada por la pandemia del COVID-19, que viene a sumarse a los diversos impactos y crisis adversas precedentes que tienen su origen en el mantenimiento de las guerras, las desestabilizaciones, la inseguridad alimentaria y ciudadana, los desastres naturales, la crisis energética, el cambio climático, las crisis cíclicas económicas y financieras entre otros que han provocado profundas afectaciones a la paz y la seguridad internacionales, la salud, el comercio y la economía mundial de las naciones.

Entre los numerosos desafíos que enfrentamos está el de la construcción de un nuevo orden económico y financiero internacional más justo y equitativo, ya que el actual esquema de sociedad globalizada se ha vuelto inviable, por no resolver las crecientes desigualdades existentes en el mundo.

Otro desafío es como construir resilencia entre la crisis que genera el corona virus y las agresiones de grandes potencias, en contra de diversos países del mundo entre ellos Cuba, Venezuela, Nicaragua, manifestadas a través de bloqueos económicos y financieros y las agresiones mal llamadas sanciones, las que ha sido condenadas y rechazadas por numerosos líderes mundiales y las naciones libres y soberanas víctimas de estas políticas agresivas.

Estas políticas ilegales violatorias del derecho internacional obstaculizan el desarrollo de las resilencias necesarias que requieren estos países para atender con efectividad la pandemia del Corona Virus y sus consecuencias a corto, mediano y largo plazo. El Pueblo Nicaragüense sigue demandando el cese de las agresiones en contra de nuestra nación.

En el último decenio, los desastres naturales causaron daños por un valor de aproximadamente 1,3 billones de USD y afectaron a 2,700 millones de personas, reporta en su Informe la FAO. Con el cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos se están volviendo más frecuentes, intensos y costosos. Las poblaciones más vulnerables son las familias pobres aquejadas de inseguridad alimentaria, cuyos medios de vida dependen de la agricultura.

En lo relativo a la pandemia del COVID-19 esta será parte de los escenarios de riesgo del segundo simulacro multiamenazas que el Gobierno de Nicaragua realizará en el mes de junio del presente año haciendo todo lo posible por cuidarnos y al mismo tiempo asegurar que no haya transmisión según lo informara el Doctor Guillermo González, titular del SINAPRED, en el que se continuarán reforzando los planes integrales de respuesta ante deslizamientos de tierra, inundaciones, terremotos y otros eventos de la naturaleza, frente al invierno y de cara a prevenir el contagio del coronavirus.

Coincidimos con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, en que el sector agrícola en las Américas desempeñará un papel decisivo en la recuperación económica posterior al COVID-19 y en la búsqueda de la seguridad alimentaria tanto durante como después de la emergencia del coronavirus a medida que las tasas de malnutrición y los gastos por importación de alimentos continúan aumentando.

Según proyecciones del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), el impacto socioeconómico de la pandemia de COVID-19 en los países de América Latina y el Caribe provocará que unos 14 millones de personas, que ya están en condición de vulnerabilidad, pasen a una situación de grave inseguridad alimentaria, lo que constituye un verdadero desafío para todos los países de la región, por lo que la protección social será un aspecto clave.

La crisis mundial que ha venido a generar el corona virus, ha puesto de relieve el papel central de los gobiernos nacionales en el aseguramiento de sistemas de salud con acceso universal para la población, la importancia del desarrollo socio productivo, la protección del medio ambiente el mejoramiento de la resilencia y la implementación de estrategias para salir de la crisis lo más pronto posible con miras a reducir la desigualdad, la pobreza, la exclusión social y la inseguridad alimentaria.

Es por ello que el fortalecimiento de la cooperación y la solidaridad entre los Estados es de vital importancia para hacerle frente al flagelo del COVID-19.

Nicaragua continuará fortaleciendo sus resilencias y sus políticas públicas enfocadas en el fortalecimiento de nuestro sistema de salud de cobertura nacional gratuita, la protección de la vida, la seguridad alimentaria y ciudadana de su población ante los efectos de los desastres naturales. Seguiremos promoviendo el desarrollo y la unidad del pueblo nicaragüense para juntos con la ayuda de Dios, podamos salir de la actual crisis generada por el COVID-19.

Muchas Gracias Señor Presidente.

SPEECH BY AMBASSADOR LUIS ALVARADO AT THE JOINT VIRTUAL SESSION OF THE PERMANENT COUNCIL AND THE INTER-AMERICAN COUNCIL FOR THE INTEGRAL DEVELOPMENT OF THE ORGANIZATION OF AMERICAN STATES ON THE “CREATION OF RESILENCE AFTER THE COVID-19 PANDEMIC” HELD ON JUNE 17, 2020