La industria del cine figura entre la cadena de afectados por el Covid-19, que sufre de una parálisis temporal tras la cancelación de festivales, cierre de salas y ahora la posposición de uno de sus principales galardones: El Oscar.

La Academia de Hollywood anunció el cambio de fecha de la edición 93 de este premio, habitual en el mes de febrero, para el 25 de abril de 2021, de manera que las películas nacionales estrenadas hasta el 28 de febrero del próximo año puedan entrar en competencia, así como los filmes extranjeros lanzados hasta el 1 de diciembre de 2020.

Esta es la  cuarta ocasión en su historia se pospone el certamen, luego de la inundación de la ciudad por el desbordamiento de un río en el 1938, el asesinato de Martin Luther King, Jr., en 1968 y el atentado contra el presidente Ronald Reagan en 1981.

También la gala de los Governors Awards, prevista para otoño, está en espera de nueva fecha, en tanto la inauguración del Museo de la Academia de Cine, prevista para diciembre de 2021, se traslada a abril para coincidir con los Premios Oscar.

Entre las novedades de esta edición destaca además, el requerimiento de diversidad que deben cumplir las películas nominadas, las cuales deben superar una serie de requisitos sobre inclusión y representación, tanto delante como detrás de las cámaras.

El cambio de calendario, supone una oportunidad para los realizadores que no han podido proyectar sus cintas o varados en el procesos de producción, pues cuentan con un margen más amplio para entrar en la disputa por este reconocimiento.